https://static.elnortedecastilla.es/www/menu/img/degustacastillayleon-castillayleondevinos-desktop.png

La visita de un gran deportista a la altura de un gran vino

Pau Gasol posa con José y Javier Moro en la sala de barricas de Bodegas Emilio Moro. /El Norte
Pau Gasol posa con José y Javier Moro en la sala de barricas de Bodegas Emilio Moro. / El Norte

El jugador español de baloncesto más internacional, Pau Gasol, visita Bodegas Emilio Moro

El Norte
EL NORTEValladolid

No es la primera vez que el deporte y el vino caminan de la mano. Esta vez, Pau Gasol ha querido acercarse a la Ribera del Duero para disfrutar de una marca que está presente en su vida. El jugador del Portland Trail Blazers visitó el pasado 4 de septiembre Bodegas Emilio Moro para compartir una distendida cena con José Moro, al que le une una larga amistad que dura ya más de 15 años.

Su pasión por los vinos de Emilio Moro le llevó a incluirlos en el menú de su boda en Estados Unidos a principios de verano. Tras el «sí quiero», el barcelonés prometió visitar las instalaciones de la bodega y brindar con la familia Moro por el éxito de servir un vino tan icónico que hizo las delicias de los invitados.

Aunque su carrera en Estados Unidos debutando en la NBA comenzó cuando tan solo tenía 21 años, Pau Gasol es un abanderado de la cultura española, y reconoce las joyas que nacen entre nuestras fronteras. Tanto es así, que se declara un verdadero amante del vino del Bierzo y la Ribera del Duero, por lo que no ha dudado en sentarse a la mesa con amigos en una región privilegiada haciendo que el vino y el baloncesto estén más cerca que nunca.

Año 1891, Pesquera de Duero

El origen de la bodega se remonta a 1891, año de nacimiento de su fundador, Emilio Moro, en Pesquera de Duero (Valladolid), enclave privilegiado de la Ribera de Duero rodeado de viñedos. Emilio Moro, abuelo de los actuales propietarios, enseñó a su hijo el amor por el vino, y este, a su vez, lo transmitió a sus hijos.

Tras tres generaciones, José y Javier Moro se hacen cargo de la bodega que actualmente posee unas 200 hectáreas de viñedo propio, plantadas e injertadas con un excelente clon de Tinta Fina recuperado de sus viñas más viejas. Algunos de sus pagos más conocidos son Resalso, plantado el año en que nació Emilio Moro (1932), con suelos profundos y frescos; Valderramiro, con los vasos más antiguos de la bodega y la cuna de su gran vino de pago, Malleolus de Valderramiro; Sanchomartín que, con unas excelentes condiciones de maduración, ofrece vinos tánicos y de marcada acidez, ideales para la crianza; y Camino Viejo, donde nace Malleolus.

La gama de vinos engloba también Emilio Moro, buque insignia de la bodega, y La Felisa, su vino ecológico y sin sulfitos añadidos. La familia Moro elabora además los godellos La Revelía y El Zarzal, fruto de su desembarco en El Bierzo, y posee, también en la Ribera del Duero, Bodegas Cepa 21 que engloba las referencias Hito, Hito Rosado, Cepa 21, Horcajo y Malabrigo.