https://static.elnortedecastilla.es/www/menu/img/degustacastillayleon-castillayleondevinos-desktop.png

Las obras del artista plástico burgalés Carlos Sáez se exponen en la Ribera del Duero

Sala de barricas de la bodega Pago de los Capellanes. /José Ignacio Berdón
Sala de barricas de la bodega Pago de los Capellanes. / José Ignacio Berdón

Pago de los Capellanes albergará la muestra 'Preto & Cor'

EL NORTEValladolid

El artista plástico Carlos Sáez (Burgos, 1962) inaugura estes viernes, en el espacio expositivo de la bodega Pago de los Capellanes (Pedrosa de Duero, Burgos), una muestra con una treintena de dibujos y gouaches. Son obras de pequeño y gran formato plasmadas en texturas en blanco y negro y en color, que transfieren su estilo al título de la exposisión 'Preto & Cor' (negro y color). Muchas de ellas están fundamentadas en el uso del rotulador grueso Edding de color negro permanente aplicado sobre papel, materia a la «que aporta unas calidades inigualables e irrealizables con otros tipos de soportes artísticos».

La exposición 'Preto & Cor' es una muestra del trabajo artístico del dibujante y pintor Carlos Sáez realizado en estos sus últimos diez años, que incluye seis pinturas de nueva creación pensadas específicamente para este espacio expositivo.

En cuanto a la obra en color (de marcado carácter orgánico), el artista ha buscado «los más afines al mundo del vinocomo sustancia biológica y compleja«, para pintar cinco obras realizadas con técnicas mixtas (gouache, goma de reserva, conté, espray, rotuladores de colores).

En la serie de pinturas seleccionadas para este exposición, el espectador puede apreciar el gusto del artista «por los elementos orgánicos de múltiple espectro (hojas de árboles y plantas, maderas, superficies texturadas, relieves pétreos, insectos) como recurso gráfico», y «la presencia evidente de una geometría humanizada o si se quiere imperfecta que sirve como elemento de cohesión a casi todos mis dibujos».

Para crear la idea expositiva, Carlos Sáez ha «repensado, recreado y rememorado» sus visitas a bodegas subterráneas, criptas y lugares misteriosos; ha vuelto «a leer textos antiguos vinculados a los cultos mistéricos de Dionisos», y ha visionado «cientos de imágenes de materiales leñosos asociados al mundo del vino y a la arquitectura de bodegas por todo el mundo».

'Preto & Cor' se inaugura el viernes 12 de julio (19:00 horas) y permanecerá abierta hasta el 20 de diciembre de 2019 en el espacio expositivo Pago de los Capellanes (Pedrosa de Duero, Burgos).

Carlos Sáez Sáez.
Carlos Sáez Sáez. / El Norte

El artista

Carlos Sáez Sáez (Burgos, 1962) es dibujante, pintor y licenciado en Bellas Artes por la Universidad Complutense de Madrid. Compagina su labor creativa con la docencia y la dirección educativa de la Academia Provincial de Dibujo (desde hace ocho años) dependiente de la Diputación Provincial de Burgos. Su trabajo creativo y docente se complementa con tareas en la que ha comisariado múltiples exposiciones y muestras artísticas a lo largo de estos años.

Su obra se encuentra en diversas colecciones y dependencias administrativas como en la Junta de Castilla y León, el Ayuntamiento de Burgos, las diputaciones de Palencia y de Burgos, la Fundación Caja de Burgos, entre otras. Parte de su obra pertenece asimismo a colecciones privadas.

La bodega

Pago de los Capellenes cuenta con una galería de arte dedicada a la difusión de los lenguajes artísticos mediante exposiciones temporales. En este espacio, los artistas de la zona pueden mostrar su obra a los visitantes en un entorno privilegiado. Una arquitectura integrada y abierta al paisaje de la Ribera del Duero sirve de contexto para la exposición de las obras 'Sobre el Vino', la quinta exposición desde la inauguración de este espacio.

Es una bodega familiar situada en el corazón de la Ribera del Duero. Un pequeño viñedo de la variedad autóctona tempranillo fue el principio del sueño que Paco Rodero y Conchita Villa convirtieron en realidad fundando la bodega hace 20 años en un entorno único entre viñas y nogales centenarios. Paco con su padre Doroteo cuidaba este viñedo familiar, un pago (lugar, paraje) que había pertenecido a los capellanes del pueblo. Años después junto con su mujer Conchita, recuperó ese viñedo y otros en la misma zona, y fueron viticultores que proveían de uva a las primeras bodegas de la Ribera del Duero.

Impulsados por su carácter emprendedor, en 1996 realizaron la primera elaboración propia. Toda la bodega se ha ido amoldando a los tiempos y a la producción actual realizada con viñas propias en diferentes suelos, climas y condiciones. Esta bodega fue recientemente elegida como una de las 100 mejores bodegas del mundo por la revista 'Wine & Spirits'.