https://static.elnortedecastilla.es/www/menu/img/degustacastillayleon-castillayleondevinos-desktop.png

Castilla y León autoriza la DOP Abadía Retuerta, que solo está pendiente de Europa

Sala de barricas de la bodega Abadía Retuerta. /Fran Jiménez
Sala de barricas de la bodega Abadía Retuerta. / Fran Jiménez

La bodega situada en Sardón de Duero se convertirá en el primer Vino de Pago de la región

Nieves Caballero
NIEVES CABALLERO

Abadía Retuerta, situada en el término municipal vallisoletano de Sardón de Duero, se convertirá en la primera bodega de Castilla y León protegida e inscrita en el registro comunitario como Denominación de Origen Protegida con derecho al uso del término tradicional «Vino de Pago». La solicitud fue presentada por Abadía Retuerta el 1 de agosto de 2014 y ahora es autorizada por la Dirección General del Instituto tecnológico Agrario de Castilla y León (Itacyl). Solo falta la autoriación de la Comisión Europea, una vez que no se han presentado alegaciones y Abadía Retuerta cumple lis requisitos para convertirse en Vino de Pago.

El director general de Abadía Retuerta, Enrique Valero, ha mostrado su «satisfacción por haber superado otro requisito más en este largo camino a que se reconozca nuestra peculiriaridad y singulariedad», antes de recordar que la solicitud fue presentada en 2014 y, desde entonces, «hemos ido cumpliendo todos y cada uno de los requisitos».

Valero reconoce que este nuevo paso ratifica «la filosofía de un proyecto que se puso en marcha hace 30 años en una clara apuesta por la calidad y la excelencia». En cualquier caso, el director general de la bodega y el hotel Abadía Retuerta Le Domaine confía en que «el trámite en Europa no se alergue demasiado».

Vista la resolución de 13 de febrero de 2018 del director general del Instituto Tecnológico Agrario de Castilla y León, Pedro Llorente, se da continuidad al procedimiento y se hace pública la solicitud de protección e inscripción en el registro comunitario de la DOP Abadía Retuerta, con derecho al uso del término tradicional Vino de Pago, publicada en el Boletín Oficial del Estado n.º 49, de 24 de febrero de 2018. La citada resolución establecía un plazo de dos meses para que cualquier persona física o jurídica cuyos legítimos derechos o intereses considerase afectados pudiera presentar oposición a dicha modificación. Transcurrido es plazo sin que haya habido oposición alguna, se puede dar por finalizado este procedimiento preliminar y se autoriza la protección e inscripción en el registro comunitario de la DOP Abadía Retuerta.

En abril de 2017, la Consejería de Agricultura y Ganadería abría las puertas al reconocimiento de los primeros Vinos de Pago de Castilla y León, una realidad que fue anunciada en 2014 y que esperaban bodegas, como Abadía Retuerta, Heredad de Urueña y Vizar, las tres en la provincia de Valladolid.

Además, la Junta de Castilla y León anunciaba en esas mismas fechas que autorizaría que los elaboradores puedan utilizar los términos Vino de Pueblo y Vino de Finca dentro de la denominación de origen vínica a la que pertenecen, los primeros siempre que las uvas procedan de un único término municipal, y los segundos porque el fruto pertenezca a una misma explotación vitícola.

Con el desarrollo de la normativa de la Ley Agraria que se aprobó en 2014, las bodegas pueden constituirse como Vino de Pago, siempre que tanto la bodega como el viñedo se encuentren incluidos en una zona de producción amparada por una indicación geográfica protegida (IGP), una denominación de origen (DOP) o una denominación de origen calificada (DOCa, en España, solo los son Rioja y Priorato). Pero también establece que se podrá reconocer como Vino de Pago aunque no esté incluido en una zona de las citadas, siempre que cumpla los requisitos exigidos a los vinos con denominación de origen protegida, que a partir de ahora son todos los de calidad, excepto los vinos con indicación geográfica protegida.

Variedades

Las variedades tintas admitidas en la DOP Abadía Retuerta son tempranillo, cabernet sauvignon, syrah, merlot, garnacha, graciano, malbec, cabernet franc, pinot noir y petit verdot; mientras que las castas blancas son sauvignon blanc, gewürztraminer, riesling, godello y verdejo. Unas de las características singulares de los vinos que elabora Abadía Retuerta es el uso de variedades foráneas francesas y alemanas que se han adaptado al terreno y al clima de este pago a la perfección, bajo el cuidado del enólogo español Ángel Anocíbar y el francés Pascal Delbeck. Al mismo tiempo, fueron plantadas las principales castas de Castilla y León: tempranillo y verdejo, así como la berciana godello.

Vista aérea del monasterio de Santa María de Retuerta, en el que se ubica el hotel de cinco estrellas. La abadía está rodeada de viñedos y se ubica en un meandro del río Duero, en Sardón (Valladolid).
Vista aérea del monasterio de Santa María de Retuerta, en el que se ubica el hotel de cinco estrellas. La abadía está rodeada de viñedos y se ubica en un meandro del río Duero, en Sardón (Valladolid). / Abadía Retuerta

Marco singular

El Pago Abadía Retuerta se encuentra ubicado en un marco singular, al emplazarse en la cuenca estrecha de fondo de valle que el río Duero conforma a su paso por la provincia de Valladolid, formando un meandro en cuya terraza de ribera se asienta el pago, estando sumido por dos páramos calizo margosos de mayor cota (880 metros de altutud) que lo delimitan tanto en el norte como en el sur, así como por la presencia de masas arbóreas de bosque de pino albar en el margen este y oeste de la Finca, que actúan como regulador de la humedad. En definitiva, el pago está perfectamente delimitado por elementos físicos.

Algunos de los vinos de la bodega vallisoletana.
Algunos de los vinos de la bodega vallisoletana. / Abadía Returta

Los vinos

Los vinos elaborados en Abadía Retuerta se caracterizan por la expresión de la singularidad del viñedo situado en el pago a través de su alta intensidad colorante, proporcionando vinos estructurados con altos niveles de compuestos polifenólicos como los antocianos. Las características anteriores confieren una gran aptitud para la crianza y envejecimiento, tanto en barrica como en botella para vinos tintos. Además de por su estructura y alta persistencia en boca, los vinos tintos que se pretenden proteger se caracterizan por su expresividad aromática, que se inicia con un toque frutal y concluye con aromas especiados y/o tostados. Los vinos blancos presentan un brillante color pajizo y destellos dorados. La nariz es compleja e intensa, a frutas de hueso con matices de piña y pomelo, y tostados. Tras el paso por barrica se obtiene un sabor fresco y cítrico, ahumado, ligeramente especiado.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos