La Fiscalía recurre las salidas de Urdagarin de la cárcel para ejercer el voluntariado

Iñaki Urdangarin, a la entrada del Hogar Don Orione, en su primer día de trabajo voluntario fuera de la prisión. /EFE
Iñaki Urdangarin, a la entrada del Hogar Don Orione, en su primer día de trabajo voluntario fuera de la prisión. / EFE

El juez recalca que el penado no puede salir a restaurantes ni tener móvil en el Hogar Don Orione

M. J. Pascual
M. J. PASCUALValladolid

Acallar las acusaciones de trato privilegiado a un preso 'vip' y salir al paso de declaraciones como las realizadas desde la dirección del Hogar Don Orione, que pintan la estancia de dos días por semana de Iñaki Urdangarin en el centro para discapacitados extremos como una excursión a Madrid, es la pretensión de Instituciones Penitenciarias, que ha solicitado al Juzgado de Vigilancia Penitenciaria 1 de Castilla y León con sede en Valladolid que acote el plan de voluntariado del recluso durante sus salidas a la institución religiosa madrileña.

En una circular a la que ha tenido acceso El Norte de Castilla, el juez de vigilancia Florencio de Marcos recuerda a la Junta de Tratamiento que, al tratarse de un interno clasificado de segundo grado, el régimen de comunicaciones y visitas es «única y exclusivamente» el del Reglamento Penitenciario, de forma que las salidas autorizadas solamente tienen el fin de realizar el voluntariado con las personas dependientes del Hogar Don Orione y no otro objetivo que no sea el de la justicia restaurativa.

Así que el magistrado subraya en su respuesta a la autoridad penitenciaria que «queda terminantemente prohibida» cualquier comunicación con los familiares en los horarios establecidos de salidas, incluidas las llamadas telefónicas u otros medios «de similar eficacia», incluida la mensajería por Watshapp o Skipe.

Puntualiza también que el interno no puede salir de las instalaciones para ir a comer. Eso significa que le está vetado acudir a restaurantes con amigos y familiares en ese tiempo del almuerzo. Solo puede abandonar el centro para acompañar a las personas a las que atiende para sus actividades, como pasear por las inmediaciones (el Hogar Don Orione, en el término municipal de Pozuelo, está muy cerca de la Casa de Campo). Pero siempre teniendo en cuenta esos fines terapéuticos.

El cuñado del Rey Felipe VI, que este pasado jueves ha salido por primera vez del centro penitenciario de mujeres de Brieva (Ávila) para realizar trabajo voluntario en la institución religiosa ubicada en Madrid, volverá el próximo martes. Con un vehículo con escolta, recorrerá la distancia de algo más de un centenar de kilómetros, tal y como establece el auto judicial «por sus propios medios», es decir, sin acompañamiento de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado. Realizará su trabajo durante ocho horas cada día, de nueve de la mañana a cinco de la tarde. Fundamentalmente desempeñará tareas para favorecer la psicomotricidad de los residentes, algo más de un centenar, que padecen discapacidades muy serveras.

Recurso de la Fiscalía

La Fiscalía de Valladolid ha recurrido el auto del Juzgado de Vigilancia Penitenciaria número 1 de Valladolid que estimó una solicitud de Iñaki Urdangarin, que le ha permitido la salida del centro penitenciario de Brieva, en Ávila, para hacer voluntariado dos días a la semana, ocho horas cada día, en Madrid.

Recuerda la Fiscalía que el cumplimento de la cuarta parte de la condena o no haber disfrutado de permisos no son requisitos ineludibles para la aplicación de las previsiones de los artículos 100.2 y 117 del Reglamento Penitenciario y matiza que eso no significa que no deba ser tenido en cuenta como una circunstancia esencial en el cumplimiento de la condena.

El cumplimiento de la cuarta parte del tiempo impuesto sí aparece como exigencia para la aplicación de cualquier otro beneficio, tratamiento o actividad dentro de la legislación penitenciaria que implique una salida del interno fuera de la cárcel, aclara la fiscal.

Entre los argumentos, el Ministerio Público explica que el interno no está sometido a un régimen de aislamiento impuesto de modo forzoso por la administración penitenciaria y detalla que ingresó voluntariamente y lo hizo escogiendo el centro penitenciario de Ávila, «con conciencia plena de las condiciones en las que se va a desarrollar el cumplimiento de la condena».

«N

La Fiscalía subraya que «no se deduce que la situación que vive el recluso haya provocado perjuicios destacables en la persona o personalidad del penado»

o consta al Ministerio Fiscal que haya solicitado en ningún momento» traslado de penitenciaría.

Para la fiscal, elegir un cumplimiento al margen del resto de la población penitenciaria implica sin duda una soledad que no tienen otros reclusos, pero de los informes «no se deduce que la situación haya provocado perjuicios detectables en la persona o la personalidad del penado».

Recalca en este sentido que no existe informe médico o psicológico que afirme que cumplir la pena en soledad tal y como se está desarrollando esté causando efectos perjudiciales en el interno o su desocialización.

Añade que Urdangarín está recibiendo visitas habitualmente, ha realizado actividad física, talleres, «hasta tres con un aprovechamiento excelente», y «se informa de su matrícula en distintos cursos externos, no del régimen interno penitenciario».-

Para la Fiscalía, debe existir un contenido específico en el voluntariado que desarrolle el preso, ya que el objetivo consiste en realizar un programa concreto de atención especializada al penado, cuyo objetivo es la reeducacion y loa reinserción social.

«En ningún caso el régimen de un tratamiento específico de un interno clasificado en segundo grado en cumplimiento de una pena privativa de libertad es el mismo que el cumplimiento de trabajos en favor de la Comunidad que es lo que realmente ofrece el centro» al que acude, manifiesta el recurso.