UCCL pide a la Junta que permita quemar rastrojos a partir del 15 septiembre

De izquierda a derecha, Isidro del Campo, responsable de Cultivos Herváceos de UCCL); Valentín García, coordinador de UCCL-Valladolid; y Félix Arribas, presidente de UCCL-Burgos./
De izquierda a derecha, Isidro del Campo, responsable de Cultivos Herváceos de UCCL); Valentín García, coordinador de UCCL-Valladolid; y Félix Arribas, presidente de UCCL-Burgos.

La organización agraria pretende atajar así los problemas fitosanitarios en los cereales

EFEvalladolid

La UCCL ha solicitado a la Junta de Castilla y León que conceda permiso de manera excepcional para la quema controlada de rastrojos a partir del próximo 15 de septiembre, fecha en la que ya habrá disminuido el riesgo de incendios en la comunidad, ante los problemas fitosanitarios en los cereales.

El coordinador de UCCL en Valladolid, Valentín García, en una rueda de prensa ha solicitado el permiso a la Consejería de Agricultura ante los «insistentes y reiterados» problemas fitosanitarios que se están produciendo en las últimas campañas en los cultivos de cereal.

García ha recordado que las normas europeas pueden permitir la quema controlada de rastrojos y ha insistido en demandar al Gobierno autonómico que permita de «manera excepcional» la quema de rastrojos a partir del 15 de septiembre, cuando habrá disminuido el riesgo de incendios.

El representante de UCCL ha indicado que la Junta de Castilla y León ya ha concedido estos permisos con anterioridad y ha citado como ejemplo la autorización ante el «problema con los topillos», aunque, «cuando se dio vía libre» eran los meses de noviembre, diciembre, enero y febrero y las condiciones climatológicas impidieron la quema de rastrojos.

Por ello, UCCL ha querido hacer «en tiempo y forma la solicitud» para que a mediados de septiembre se pueda llevar a cabo la quema de rastrojos, una medida que serviría para limpiar malas hierbas y eliminar plagas como la nefasia.

De forma «controlada»

García ha reconocido que puede que a la ciudadanía le preocupe la quema de rastrojos por el problema de los incendios, pero ha recordado que en Castilla y León tradicionalmente se ha llevado a cabo esta práctica de forma «bien controlada por los agricultores».

El coordinador de UCCL en Valladolid ha mostrado también la «disconformidad» de su organización con el actual sistema autonómico de seguros agrarios y ha recordado que la Junta de Castilla y León disponía hace cuatro o cinco años unas ayudas que llegaban hasta los quince millones de euros que se concedían a los agricultores a título principal cuando iban a suscribir el seguro.

En 2012 se suprimieron esas ayudas y en 2013 se programó una ayuda de un millón de euros que consistía en que una vez suscrito el seguro y una vez pasada la cosecha «con un montón de papeleo» se devolvía un 1% a los agricultores y ganaderos, ha expresado.

UCCL considera que «lo adecuado» es volver al habitual sistema de seguros, ha indicado, antes de añadir que son «muchos» los agricultores y ganaderos que por el «gran desembolso» están dejando de contratar seguros agrarios.

Valentín García ha explicado que UCCL ha estado negociando con la Entidad Estatal de Seguros Agrarios (ENESA) para intentar corregir los problemas que existen en este ámbito, entre los que se encuentra que en la actualidad, pese a que el cultivo de trigo está por encima de la cebada en Castilla y León, los rendimientos de los seguros son menores en trigo que en cebada.

El representante de UCCL ha lamentado que desde que se finalizó la cosecha la tendencia del precio del cereal es a la baja y que haya bastante «inactividad»en los mercados del cereal, mientras el precio del abono sube.

Preguntado sobre la reunión de la ministra de Agricultura, Isabel García Tejerina, con representantes del sector lácteo que se celebrará hoy, ha expresado que espera que tanto el Gobierno como la Junta «tomen cartas en el asunto» y que «al menos se garanticen los costes de producción».