La Junta asume que Fuentemacanda pertenece a la jurisdicción de Cuéllar

La titularidad del monte Común Grande de las Pegueras pertenece a la Comunidad de Villa y Tierra y las licencias para la casa forestal las otorga el Ayuntamiento

MÓNICA RICO| CUÉLLAR
Exterior de la casa forestal de Fuentemacanda, perteneciente a la jurisdicción de Cuéllar. / M. RICO/
Exterior de la casa forestal de Fuentemacanda, perteneciente a la jurisdicción de Cuéllar. / M. RICO

La Junta de Castilla y León acaba de poner fin al controvertido problema sobre la titularidad jurisdiccional de la casa forestal de Fuentemacanda, situada en el pinar denominado Común Grande de las Pegueras, propiedad de la Comunidad de Villa y Tierra Antigua de Cuéllar, entidad viva pero que no cuenta con muchas competencias, como la de otorgar licencia de obras.

De hecho, éste fue el detonante que destapó el problema. La Comunidad de Villa y Tierra encargó a un taller de empleo la rehabilitación de la antigua casa forestal para su futuro uso como alojamiento de turismo rural, lo que se ha estado haciendo durante los últimos años, pero sin un permiso de obras, por la falta de titularidad de un municipio concreto sobre el terreno, aunque teniendo claro que el propietario es la Comunidad de Villa y Tierra, pero no a qué termino municipal pertenece, porque la jurisdicción la tiene que ejecutar el Ayuntamiento al que pertenezca como término, según explicó el concejal de Urbanismo, Javier Hernanz.

Pasos dados

A su juicio las cosas en su día se hicieron mal desde el principio y no fue hasta el año 2005, cuando se echó en falta el otorgamiento de licencia. En febrero de 2006, la entonces presidenta de la Comunidad solicitó la iniciación de un expediente de alteración de términos municipales ante la Dirección General de Administración Territorial, consistente en que el monte Común de las Pegueras se le asigne una jurisdicción. Casi un año después se emite un nuevo escrito en el que dice que todos los municipios están de acuerdo en que la asignación se le haga a Cuéllar.

Pero al parecer éste no es el procedimiento adecuado para la alteración de términos municipales, por lo que la Junta no puede acceder a la solicitud.

Ya con el grupo actual en el equipo de gobierno de Cuéllar y con el alcalde como presidente de la Comunidad, se retomó el problema y se tuvieron distintas entrevistas con el director general de Administración Territorial, Clemente Pita. El edil Hernanz explicó que en un encuentro se aportaron las actas de reconocimiento y mapas del instituto geográfico nacional relativos al Común Grande de las Pegueras y que databan de principios del siglo XX (1904 y 1905), así como la certificación del registro de la propiedad que acredita que la titularidad es de la Comunidad, lo que no entra en discusión. Hernanz señaló que en una de estas reuniones en la dirección general se reconoció que es un problema de difícil solución y se propone pulsar lo que opinan los juristas a la hora de interpretar la norma. En este punto surge la idea de realizar las Jornadas de Investigación Histórica sobre las Comunidades de Villa y Tierra que se desarrollaron el pasado verano en la localidad.

En éstas, el profesor Monterrubio Quirós aportó una solución, referente a que no existe problema, ya que en las actas presentadas de principios del siglo XX ya queda aclarado que la titularidad jurisdiccional le corresponde a Cuéllar y así lo asume la Junta de Castilla y León en su resolución de fecha 18 de septiembre de este año, con lo que se pone fin al problema.

Esto implica que ahora la Comunidad de Villa y Tierra de Cuéllar ya puede presentar un proyecto de la obra de Fuentemacanda ante la oficina técnica del Ayuntamiento de la villa, que es el ente competente para otorgar la licencia.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos