Otones de Benjumea devuelve la vida a la vieja escuela

Una de las salas del museo pedagógico de Otones de Benjumea. /Ical
Una de las salas del museo pedagógico de Otones de Benjumea. / Ical

El pueblo segoviano atesora en sus antiguas aulas más de 25.000 objetos del patrimonio educativo desde el siglo XIX

PATRICIA MARTÍN. ICALSegovia

Otones de Benjumea es un pequeño pueblo, situado a 30 kilómetros al noreste de Segovia capital, que cuenta con uno de los mejores museos pedagógicos de toda España. La asociación cultural El Corralón abrió este espacio para el recuerdo en las antiguas escuelas hace 22 años y ha recibido más de 40.000 visitantes atraídos por este curioso recorrido por el patrimonio educativo de los últimos 150 años.

A finales de los 90, asegura Juan Francisco Cerezo, miembro de la asociación cultural El Corralón, surgió una corriente para proteger y rescatar el patrimonio educativo.

Los historiadores de la educación empezaron a prestar atención a la recuperación y el estudio del patrimonio pedagógico, que se conoce como etnografía escolar o la etnohistoria de la escuela. Juan Francisco Cerezo explica a Ical que el trabajo realizado a lo largo de las últimas tres décadas fue recogido en una publicación sobre museos pedagógicos de España que cita el de Otones como «una de las 16 iniciativas más notables de todo el país».

Una asociación cultural abrió hace 22 años este espacio, que ha recibido 40.000 visitas

El Museo Pedagógico de Otones, que cuenta con 25.000 objetos de todo tipo relacionados con el mundo de la educación, se nutre de las donaciones de los colegios, «que cuando hacen obras o limpieza nos llaman para que vayamos a ver lo que tienen».

Las aulas atesoran objetos que utilizaron cuando iban a la escuela nuestros tatarabuelos, bisabuelos y abuelos en libros de texto, de lectura, material escolar, colecciones de juegos y de juguetes, así como el mobiliario de las clases: primero en mesas, luego los pupitres, pizarras, y todo lo que utilizaban los maestros para la enseñanza, además de 16.000 libros educativos y más de 4.000 objetos de menaje escolar. Con todo ello se ofrece un recorrido muy visual por la historia de la escuela y su evolución, también en fotografías.

Con este proyecto colectivo, dentro de la dimensión rural, los vecinos de esta localidad segoviana hacen un homenaje y reconocimiento «a los maestros y maestras, a las familias, a los niños y niñas que alentaron el discurrir de la escuela», porque los años de formación son muy valorados «como una de las raíces más importantes de nuestras vidas».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos