Caso cerrado: era un ataúd de pega utilizado en Halloween

El ataúd, en la calle de Ochoa Ondátegui. / El Norte

El féretro depositado en un contenedor de la calle de Ochoa Ondátegui procedía de una discoteca

Carlos Álvaro
CARLOS ÁLVAROSegovia

A primera hora de la tarde ya se había convertido en un fenómeno viral en las redes sociales. La foto de un ataúd junto a un contenedor de basura cercano al Acueducto llegaba a todos los teléfonos móviles y era objeto de todas las conversaciones, no solo en Segovia. Y nadie daba crédito, claro, aunque no debe olvidarse que vivimos en la era de la posverdad...

Contexto

Apenas unos minutos después, el rumor de que se trataba de un montaje fotográfico corría de un móvil a otro a la velocidad del rayo. Y, verdaderamente, el tamaño del féretro no parecía corresponderse con el de uno real... A esa hora, las cinco de la tarde, no había ni rastro en el lugar donde supuestamente había estado el ataúd, a la altura del número 6 de la calle de Ochoa Ondátegui, muy cerca del cruce de la calle Alamillo y a escasos cien metros del Acueducto. Pero el Whatssapp empezó a chillar de nuevo, esta vez con un vídeo y más fotografías captadas desde otros ángulos: hasta la imagen de un bromista haciéndose el muerto tendido en la fúnebre caja difundió...

Las imágenes también llegaron a los móviles del concejal de Medio Ambiente, Jesús García Zamora, y de los agentes de la Policía Local, y entonces empezaron las pesquisas, para dar con el origen de tan macabro hallazgo. Al cabo de un rato ya había respuesta: la caja funeraria procedía del local de copas situado en la acera de enfrente, cuyo dueño se había deshecho de parte de la decoración utilizada durante la última noche de Halloween. Verdaderamente, era un féretro muy pequeño, casi de juguete, un elemento decorativo que, tirado en el suelo, en plena calle, junto a un contenedor de basura, a algunos divirtió y a otros horrorizó. Y todo ello, con el Acueducto de fondo.

Infracción

«Nos hemos desplazado al lugar y hemos hablado con el responsable de la discoteca. Nos ha dicho que se trata de un elemento decorativo que utilizó en la fiesta de Halloween y que ha dejado en la basura. Le hemos informado de que ha incurrido en una infracción, pues se trata de un residuo voluminoso y debería haber llamado al Punto Limpio Móvil y dejarlo en el lugar y la hora indicados. Aunque es pequeño, no es un residuo cualquiera», explicaron fuentes de la Policía Local. Al final fue el mismo dueño quien retiró el ataúd. A decir verdad, era un objeto voluminoso, pero no se trataba de un televisor, ni de un mueble cualquiera. De ahí la guasa, especulaciones, comentarios e historias inverosímiles y disparatadas que circularon por Internet a lo largo de toda la tarde.

El Punto Limpio Móvil es un servicio municipal, complementario al que prestan los dos puntos limpios fijos que existen en Segovia, que permite la recogida de residuos especiales generados en el domicilio, incluidos los de carácter peligroso (pequeños electrodomésticos, pequeños muebles y enseres, envases y restos de pinturas, tintas y disolventes, aceite usado vegetal, aceite usado de automoción, medicamentos, aerosoles, radiografías pilas, lámparas, bombillas y tubos fluorescentes, pequeños aparatos eléctricos y electrónicos, etcétera). El teléfono es el 921 412 700.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos