El Norte de Castilla

vídeo

Vista de una de las dos playas del aparcamiento del Alto de Navacerrada. / A. de Torre

Madrid acepta
la instalación
de parquímetros
en Navacerrada

  • La comunidad vecina advierte de que es preciso resolver unas dudas sobre la titularidad

El aparcamiento del Alto de Navacerrada será de pago. Los alcaldes de los municipios de la zona están de acuerdo con la propuesta realizada por el regidor de San Ildefonso, José Luis Vázquez, e incluso la Comunidad de Madrid no pondrá objeción alguna siempre y cuando las administraciones despejen previamente las dudas jurídicas que suscita la titularidad de los terrenos donde se encuentran situadas las dos playas con que cuenta el estacionamiento, de 547 plazas. La voluntad política de regular de una vez por todas el tráfico en el Alto de Navacerrada –el objetivo es evitar los colapsos propios de los días de nieve y gran afluencia de aficionados a los deportes de invierno–, quedó muy clara ayer en el transcurso de la reunión que los alcaldes del Real Sitio, Cercedilla, Navacerrada y Becerril de la Sierra mantuvieron en el Ayuntamiento de Navacerrada, a la que también asistió el director general de Carreteras de la Comunidad de Madrid, José Trigueros. «Lo más importante es que, por primera vez, todas las partes implicadas estamos de acuerdo en adoptar una serie de medidas que consideramos básicas para garantizar la fluidez del tránsito en el puerto», subrayó el regidor segoviano, que hizo las veces de portavoz de los alcaldes.

El director general de Carreteras de la Comunidad de Madrid sí supeditó la instalación de los parquímetros a la resolución de esas «dudas jurídicas» que genera la titularidad de los terrenos. El aparcamiento se encuentra situado en término municipal de San Ildefonso, igual que la carretera que une el Alto de Navacerrada con Cotos, pero la titularidad es de la Junta de Castilla y León y la competencia sobre su explotación, uso y mantenimiento corresponde a la Comunidad de Madrid, según se recoge en un convenio de carácter indefinido que ambas comunidades autónomas rubricaron en 1991. En ese convenio, el aparcamiento de Navacerrada aparece definido como «elemento funcional» de la actual carretera C-604, que es continuación de la M-601. Madrid y Castilla y León alcanzaron en su día ese acuerdo porque la mayoría de las personas que utilizan el aparcamiento y la carretera son madrileños o residen en la Comunidad de Madrid.

«Es una dificultad que es preciso salvar; la concesión administrativa que el Ayuntamiento de San Ildefonso tiene intención de realizar sería nula de pleno derecho, pues los terrenos pertenecen a la dirección general de Carreteras de la Junta de Castilla y León, aunque la Comunidad de Madrid sea la encargada de su mantenimiento», advirtió tras la reunión el director general de Carreteras madrileño. La Comunidad de Madrid nunca ha visto con buenos ojos instalar un medio de pago en el aparcamiento de Navacerrada, al entender que perjudicaría a los empresarios de la zona y la promoción del turismo, pero Trigueros matizó ayer esta impresión: «Ahora mismo no es posible instalar esos parquímetros, pero si la Junta de Castilla y León y el Ayuntamiento de San Ildefonso están de acuerdo, la Comunidad de Madrid, como gestor de la infraestructura, no tendrá inconveniente alguno en que el aparcamiento pueda regularse de la forma más adecuada, tanto para los ciudadanos de Castilla y León como para los de Madrid». José Luis Vázquez es optimista y sostiene que la sintonía entre las administraciones, incluida la Junta de Castilla y León, es «absoluta»: «Será cuestión de días que las administraciones despejemos esas dudas legales que existen en torno a la titularidad de los espacios y la medida pueda implantarse sin problemas, si no es este invierno, el próximo», dijo.

Negociaciones

Por otra parte, también deben llegar a buen puerto las negociaciones que se están llevando a cabo entre la administración de la estación de esquí de Navacerrada y la empresa Setex-Aparki SA, que será la que explote el futuro aparcamiento de pago. La estación desea asegurarse la reserva de un número de plazas de aparcamiento para sus usuarios y Setex, el servicio de gestión de limpieza de nieve y suciedad para hacer compatible la explotación de ambos servicios. «Una vez que los dos prestadores de servicios –estación de esquí y Setex– cierren los acuerdos definitivos, la regulación del aparcamiento será viable», añadió José Luis Vázquez.

El regidor granjeño estaba muy «satisfecho» con el resultado de la reunión. Tiene a los hosteleros de uñas –y así se lo hizo saber ayer a sus colegas madrileños– porque los colapsos que en invierno se producen en el Alto de Navacerrada restan afluencia de visitantes al Real Sitio. Pero, además, los embotellamientos deparan situaciones peligrosas en el propio puerto, con el riesgo para la vida de las personas que conllevan. «No se trata de cobrar por cobrar, con afán recaudatorio; se trata de garantizar, en la medida de lo posible, la viabilidad del tráfico; de garantizar, también en la medida de lo posible, la accesibilidad a la estación de esquí y, por supuesto, la normalización del estacionamiento y de los accesos al Alto de Navacerrada a través de cauces legales y administrativos que competen a las diferentes administraciones. Cuando lleguen las nevadas, será tarde. Hay que actuar antes». afirmó José Luis Vázquez.