El Norte de Castilla

El Real Sitio cobrará por aparcar en el puerto de Navacerrada

Atasco de vehículos en el acceso a las instalaciones de la estación de Navacerrada. Efe
Atasco de vehículos en el acceso a las instalaciones de la estación de Navacerrada. Efe
  • En las próximas semana está previsto que finalice la instalación de parquímetros

El alcalde del Real Sitio de San Ildefonso, José Luis Vázquez, ha confirmado que por fin va a haber una regulación del aparcamiento del puerto de Navacerrada. Las congestiones de tráfico y atascos que suelen producirse en este punto cuando llegan las nieves y cientos de vehículos se desplazan a este punto de la sierra pueden tener las semanas contadas. El regidor afirma que ya se ha empezado a instalar los medios necesarios para favorecer la regulación del estacionamiento. En las próximas semanas está previsto que finalicen la colocación de parquímetros.

Esta medida lo que hace es materializar una antigua propuesta que viene barajando desde hace cuatro años el Ayuntamiento del Real Sitio de San Ildefonso. Vázquez contempla esta regulación del aparcamiento del puerto de Navacerrada como el cumplimiento de una actuación que ya estaba determinada y conformada hace tiempo, pero que hasta ahora no se había llevado a cabo. El objetivo, apunta el alcalde granjeño, es «favorecer la fluidez circulatoria» que cada invierno se ve comprometida por la llegada masiva de vehículos a estas instalaciones serranas, sobre todo procedentes de la parte madrileña.

La solución elegida era la barruntada desde poco después de que se produjera la adjudicación de la gestión de este estacionamiento, de 547 plazas, a la empresa Setex-Aparki S.A. Sin embargo, la intervención del Gobierno de la Comunidad de Madrid, motivada por las protestas de industriales, hizo que la implantación de sistema de cobro se detuviera. La idea de que los usuarios abonen el aparcamiento ha cogido impulso en muchas ocasiones y con la misma inercia se ha desinflado. pero esta vez parece ser la definitiva, tal y como se deduce de las palabras del alcalde del Real Sitio.

Ya el pasado mes de marzo, Vázquez era optimista sobre la posibilidad de consensuar un acuerdo con la Comunidad vecina para instaurar la alternativa de un aparcamiento regulado. Es decir, de pago.

Canon anual de 80.000 euros

Fue a raíz de unas conversaciones mantenidas con el consejero de Transportes de la Comunidad de Madrid, Pedro Manuel Rollán, iniciadas después de un fin de semana harto complicado por la fuertes nevadas caídas en la zona y la afluencia masiva de visitantes.

La gestión de la concesión administrativa de las áreas de aparcamiento, en la subida al puerto y en la explanada superior, fue adjudicada por cinco años, prorrogables por otros cinco, y con un canon anual de 80.000 euros; pero no ha llegado a llevarse a la práctica. La concesión conllevaba también el desarrollo de un sistema de reserva de plaza, de forma que los usuarios que utilicen este servicio se aseguren el acceso a la estación incluso en los días de mayor afluencia de esquiadores.

Sin embargo, Vázquez viene argumentando repetidamente que si los usuarios del complejo de esquí no tienen garantizado el acceso con su vehículo debido a los frecuentes colapsos, «desisten de subir, y eso repercute también en los restaurantes de la zona, porque son los esquiadores los que acuden a ellos».

Viabilidad y limpieza

De ahí se desprende que uno de los objetivos que busca esta regulación mediante parquímetros sea facilitar la fluidez circulatoria de los accesos, amén de contribuir a la viabilidad de la estación de esquí y de promover la limpieza, no solo de la nieve sino también de la basura que se acumula por «la mala educación de algunos», subraya el alcalde.

La concesión del ‘parking’ que el Ayuntamiento del Real Sitio de San Ildefonso intenta ahora retomar suponía el pago de 9 euros por aparcar durante una jornada completa en el puerto de Navacerrada en el periodo de temporada alta. Un precio que es revisable, según matizaba el pasado mes de marzo el propio José Luis Vázquez, quien no oculta tampoco su preferencia por fomentar el uso del transporte público.