Rastreador completa el recorrido en una carrera sin incidentes en el Toro Enmaromado de Benavente

El toro Rastreador, durante el festejo. / Alicia Pérez

Miles de corredores acompañan por las calles al astado de 560 kilos durante 47 minutos

Alicia Pérez
ALICIA PÉREZBenavente

No ha defraudado Rastreador en el Toro Enmaromado de Benavente. El astado, de 560 kilos y de la ganadería El Montecillo, ha logrado completar el recorrido por las calles del municipio zamorano en una carrera que ha durado 47 minutos y en la que no se han producido incidentes destacables ni heridos por asta de toro.

Eso sí, Rastreador ha dado varios sustos en la calle y ha sido bravo y peligroso, haciendo honor a su nombre de Rastreador y buscando a los asistentes entre las talanqueras y los portales.

Amenazaban lluvias durante la tarde de este miércoles, pero finalmente el tiempo se ha portado y ha respetado la celebración del acto principal de las Fiestas del Toro Enmaromado, que tienen en este miércoles, previo al Corpus, su día grande.

Ha sido una carrera multitudinaria, con miles de corredores y aficionados de la provincia de Zamora y de otras limítrofes.

El protagonista del evento taurino, de pelo castaño, nacido el 7 de abril de 2014 y procedente de la ganadería El Montecillo, de la localidad de Orgaz (Toledo), ha hecho el recorrido atado a una maroma y guiado por los corredores.

Preveían desde la ganadería toledana que iba a ser un toro grandioso en Benavente y que iba a dar juego por las calles y así ha sido.

Se trata de un festejo declarado de Interés Turístico Regional y Festejo Taurino Tradicional, y pretende además el Ayuntamiento de Benavente la declaración de Interés Turístico Nacional por su antigüedad de tres siglos.

La carrera tiene lugar el día anterior al Corpus Christi y aparece en la documentación municipal desde el año 1780, aunque la celebración fue interrumpida durante 30 años hasta que se recuperó de nuevo en 1939.

Tras sonar la tercera bomba que marca la suelta del astado, el toro salía del toril a las 19:30 horas. Al toril había llegado justo un día antes, después del viaje desde la finca toledana de El Montecillo.

Miles de benaventanos, peñistas y aficionados esperaban atentos en los Cuestos del Toril y en la calle la salida de Rastreador, que fue rápida.

Mucha expectación en la zona antes del inicio del festejo, que este año ha contado con los enmaromadores Carlos Lorenzo, Cristian Escudero y José María Ganado. La maroma utilizada tiene 100 metros de longitud, se ha adquirido en Cádiz y ha sido donada por la Asociación Charamandanga en su quinto aniversario.

A su llegada al matadero, ha sonado un fuerte aplauso y voces de «Toro, toro», como ya corearon hace 50 días las peñas en la tradicional petición de las Fiestas de la Veguilla.

El alcalde de Benavente, Luciano Huerga, ha calificado la carrera de exitosa, fantástica y una de las mejores de los últimos 15 años. Además, ha asegurado que ha cumplido todas las expectativas.

Entre los incidentes registrados, un esguince y una sutura, pero ningún herido por asta de toro, según ha explicado el regidor al finalizar el recorrido.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos