Detectado un foco de avispilla del castaño en varias plantaciones y sotos de Hermisende

Detectado un foco de avispilla del castaño en varias plantaciones y sotos de Hermisende

La Consejería de Medio Ambiente recuerda a los ayuntamientos y particulares que se deben tomar medidas preventivas y de vigilancia

ALICIA PÉREZZAMORA

La Junta de Castilla y León, a través del Servicio Territorial de Medio Ambiente de Zamora, ha detectado un foco de avispilla del castaño en varias plantaciones de Hermisende, concretamente en terrenos de las poblaciones de Hermisende, San Ciprián de Hermisende y Castromil.

La colaboración ciudadana ha sido determinante para localizar esta plaga que destruye los castaños, según han informado desde la Administración regional.

La recomendación principal del Servicio Territorial de Medio Ambiente para impedir la introducción de la avispilla del castaño en otras zonas es evitar la utilización de planta proveniente de áreas infestadas como Galicia, Asturias o Portugal.

Además, consideran importante inspeccionar las nuevas plantaciones antes de la llegada del verano con el objetivo de detectar las agallas que produce esta especie en la planta y proceder a su destrucción.

En caso de identificar síntomas de la plaga se debe avisar al Servicio Territorial de Medio Ambiente de Zamora en el teléfono 980 581 111 o a través de los propios agentes medioambientales de la zona.

La avispilla del castaño (Dryocosmus kuriphilus) es el organismo más dañino para los castaños europeos y reduce drásticamente la producción de fruto, llegando incluso a matar los árboles si la infestación es muy fuerte.

Se trata, según han explicado desde la Junta, de un grave problema que requiere la máxima atención y vigilancia por parte de los propietarios de plantaciones, puesto que la prevención es la única forma de luchar contra su dispersión.

Esta plaga está presente en Castilla y León desde 2015, cuando se detectó en el norte de Burgos. Posteriormente, en el año 2017, se manifestó en sotos de la comarca de El Bierzo, en la provincia de León, y también fueron interceptadas y destruidas partidas de planta con avispilla en las provincias de Ávila y Zamora.

Según la Junta de Castilla y León, se han realizado trabajos durante 2017 para la determinación de las zonas afectadas con el fin valorar la introducción de un parasitoide de la avispilla del castaño, el Torymus sinensis, como método de control de la plaga.

Tras recibir la autorización del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente para acogerse al programa de suelta experimental de este parasitoide, la Consejería de Fomento y Medio Ambiente, en colaboración con la Consejería de Agricultura y la Diputación de León, ha comenzado esta primavera los trabajos de suelta del Torymus sinensis en la comarca de El Bierzo.

Durante el presente año, se han continuado los trabajos de prospección de las masas de castaño de toda la comunidad. Estas zonas, así como las nuevas que se detecten en 2018 y 2019, se incluirán en el programa de suelta experimental del Torymus sinensis para 2019 por parte de la Consejería de Fomento y Medio Ambiente, según la información facilitada.

 

Fotos

Vídeos