Villavaquerín se prepara para la tradicional batalla de huevos de San Casiano

Decenas de vecinos ataviados de peñistas desfilaron por las calles del municipio./S. F.
Decenas de vecinos ataviados de peñistas desfilaron por las calles del municipio. / S. F.

El municipio se encuentra inmerso en las fiestas en honor de su patrona, la Virgen del Prado

S. FERNÁNDEZVillavaquerín

La localidad de Villavaquerín está oficialmente en fiestas. Ayer, decenas de vecinos ataviados de peñistas festejaron un año más la llegada de los días grandes del municipio en honor a la Virgen del Prado. Como desde hace cinco años viene sucediendo, fue el propio alcalde de la localidad, Diego Recio, el que tuvo la responsabilidad de dar el pregón inaugural.

A las dos y media de la tarde, y desde el balcón Consistorial, el edil –que lleva once años al mando del pueblo– recordó a sus vecinos la importancia y el orgullo de pertenecer a Villavaquerín, mencionó con cariño a los que ya no están e hizo especial hincapié en las obras que se han hecho durante el año en este municipio vallisoletano, compuesto por 170 vecinos.

Tras el pregón y ante un pueblo entregado, tuvo lugar un suculento aperitivo en el parque municipal en el que vecinos, visitantes y autoridades de pueblos próximos tomaron fuerzas para continuar con tres horas de intensa fiesta que contó con un pasacalles por las peñas de la localidad como plato fuerte. Fiesta de la espuma, discomovida, chocolatada y degustación de sopas de ajo son las actividades que completaron esta primera jornada de fiestas en honor a la Virgen del Prado.

«El sábado es el día más importante de nuestras fiestas, tenemos actividades para todas las edades desde por la mañana hasta la noche, todo el mundo está invitado a pasarlo bien en nuestro pueblo», señala con orgullo el regidor, Diego Recio, quien subraya la importancia de la misa en honor a su Virgen y la original celebración de San Casiano, una peculiar tradición en la que un vecino del municipio se disfraza de 'santo' y sale en procesión por las calles que se convierten en escenario de una auténtica batalla de huevos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos