El viento causa decenas de desperfectos en Valladolid y obliga a cerrar el Campo Grande

Los bomberos intervienen en la caída de un árbol del Campo Grande. /Gabriel Villamil
Los bomberos intervienen en la caída de un árbol del Campo Grande. / Gabriel Villamil

Las rachas de hasta 80 kilómetros por hora se llevaron por delante árboles, cornisas y cubiertas

El Norte
EL NORTEValladolid

El fuerte viento que desde el pasado viernes azota toda la península no pasó desapercibido en la provincia de Valladolid, donde los agentes de la Policía Municipal y los efectivos de los distintos parques de bomberos del medio rural y de la capital se afanaron en retirar árboles, cornisas y cubiertas que o bien se habían desprendido o estaban a punto de hacerlo.

La Policía Municipal cerró el parque del Campo Grande por condiciones meteorológicas adversas en forma de rachas de fuertes vientos, con el consiguiente peligro de caída de ramas. El Ayuntamiento de Valladolid decidió en torno a las 16:45 horas proceder al cierre del céntrico parque ante las fuertes rachas de viento, que suponían un peligro de caída de ramas. En concreto, los bomberos tuvieron que desplazarse hasta el espacio verde para proceder a la retirada de un árbol derribado por el viento y limpiar ramas en otros tantos que amenazaban con desprenderse.

No fue la única intervención en la capital, pues el servicio de emergencias 112 atendió una decena de llamadas, así como varias alertas de incidentes que ocurrieron en municipios como Medina de Rioseco, Medina del Campo, Laguna de Duero y Tordesillas, entre otros.

Los bomberos de la ciudad tuvieron así que intervenir ante la caída de ramas en varios puntos de la capital, algún contenedor desplazado de su ubicación y volcado, además de proceder a la retirada de trozos de cubiertas en edificios y algunas persianas desencajadas. Como curiosidad, el servicio de emergencias 112 atendió 17 llamadas por avisos de contenedores que habían sido derribados por el viento y estaban desplazados de su lugar habitual.

La policía interviene ante la caída de un árbol en el Campo Grande (vídeo)

A última hora de la noche del viernes ya se tuvieron que movilizar ante el desprendimiento de cornisas registradas en puntos como la calle Colmenares o el Paseo Juan Carlos I, donde el desprendimiento alcanzó a un vehículo que se encontraba aparcado en esa vía.

Cubiertas y árboles

En el caso de la provincia, los bomberos de la Diputación tuvieron que intervenir en una bodega ubicada en el término municipal de Tordesillas para retirar una cúpula translúcida que el viento había desencajado. También en esta localidad tuvieron que actuar durante la tarde por desprendimiento de tejas, al igual que ocurrió durante la mañana en el municipio de Medina del Campo.

La cúpula desecajada.
La cúpula desecajada. / Bomberos de la provincia de Valladolid

Los fuertes vientos, que en la provincia de Valladolid llegaron a alcanzar los 80 kilómetros por hora, arrancaron árboles de gran altura y diámetro en municipios como Pedrajas de San Esteban y Matapozuelos. En este último municipio, el Ayuntamiento tuvo que cerrar el camino del cementerio después de que varios ejemplares de ciprés aparecieran a primera hora de la mañana totalmente derribados. Se trata además de uno de los puntos de acceso a una de las urbanizaciones de la localidad que durante gran parte de la jornada tuvo que estar cerrado por peligro de que más árboles pudieran caer al camino.

Uno de los cipreses derribados por el viento en Matapozuelos.
Uno de los cipreses derribados por el viento en Matapozuelos. / Bomberos de la provincia de Valladolid

El viento se mantendrá previsiblemente en la jornada del domingo aunque irá remitiendo su intensidad. De hecho, los últimos avisos registrados el sábado por el 112 tuvieron lugar poco después de las 17:00 horas.