El Supremo cierra la última vía para volver al tradicional Toro de la Vega

Celebración del Toro de la Vega 2018. /
Celebración del Toro de la Vega 2018.

El Ayuntamiento de Tordesillas encarga un informe externo para valorar las posibilidades de revertir la prohibición a través de la vía europea

Patricia González
PATRICIA GONZÁLEZTordesillas

El Tribunal Supremo no ha admitido a trámite el recurso de casación interpuesto por el Ayuntamiento de Tordesillas contra la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León que dio la razón a la Junta en su decisión de prohibir alancear al Toro de la Vega. La providencia del Supremo hace que la sentencia dictada en abril de 2018 por la Sala de lo Contencioso Administrativo del TSJCyL sea firme e impone el pago de las costas procesales, fijados en 2.000 euros, al Ayuntamiento de Tordesillas. El alcalde de la localidad, José Antonio González Poncela, explicó que hace un mes que conocían la decisión del Supremo, por lo que han encargado un informe a un asesor jurídico externo al Ayuntamiento para estudiar las posibilidades que la próxima Corporación municipal puede tener legalmente para intentar revertir esta situación. «Creemos que el festejo se tiene que devolver a la situación inicial, antes del decreto de la Junta de Castilla y León», subraya González Poncela.

sería recurrir a la vía europea ya que con el informe externo que se ha encargado «tendríamos una valoración jurídica y económica, y con las máximas garantías instaremos al Tribunal de Justicia de la Unión Europea a que se pronuncie y anule el decreto ley de la Junta de Castilla y León del 19 de mayo de 2016, que prohibe la muerte del toro de la Vega».

Este revés no es nuevo en el arduo camino emprendido por el Ayuntamiento tordesillano para restablecer que su ancestral torneo mantenga sus orígenes, ya que en abril de 2018 el TSJ de Castilla y León rechazó la apelación que la Administración local interpuso contra una sentencia del Juzgado de lo Contencioso-Administrativo número 4 de Valladolid, de fecha 4 de octubre de 2017, que, a su vez, rechazó el recurso del Ayuntamiento contra el decreto de la Junta de Castilla y León que prohibió en 2016 la muerte del astado durante la celebración del torneo. Ese año, el Consistorio decidió cambiar el nombre del Toro de la Vega, que pasó a denominarse Toro de la Peña.

La pretensión del Ayuntamiento de Tordesillas ya había sido rechazada anteriormente por el Constitucional, en diciembre de 2016, ya que desestimaba el recurso al entender que la norma autonómica no vulneraba competencias municipales, y posteriormente por el referido Juzgado de lo Contencioso-Administrativo, resoluciones desestimatorias a las que en abril de 2018 se sumó la dictada por la Sala de lo Contencioso-Administrativo del TJSCyL, con sede en Valladolid, que ratificó igualmente la conformidad a derecho de la prohibición de celebrar el torneo dando muerte al animal en presencia de público.

En aquella última sentencia, objeto de recurso en casación ante el Supremo ahora inadmitido, se condenó en costas al Ayuntamiento de Tordesillas.