Seiscientos estudiantes aprenden a usar los valores del deporte para luchar contra el ciberacoso

Casi seiscinetos escolares participaron en la charla cotnra el ciberacoso, celebrada en el polideportivo Pilar Fernández Valderrama. /RODRIGO JIMÉNEZ
Casi seiscinetos escolares participaron en la charla cotnra el ciberacoso, celebrada en el polideportivo Pilar Fernández Valderrama. / RODRIGO JIMÉNEZ

Tres deportistas de élite cuentan su experiencia y cómo afrontar insultos o golpes por parte de los compañeros

Víctor Vela
VÍCTOR VELAVALLADOLID

Es la teoría del folio y la raya. «Seguro que todos lo habéis hecho alguna vez», dice Arturo Gracia, psicólogo, cuatro veces campeón de España de tiro con arco. «Imaginad que cogemos ahora una hoja y dibujamos una línea apretando fuerte fuerte fuerte con el lápiz. Esa raya se puede luego borrar. Pero nunca se irá del todo. Quedará la marca. Cuando acosamos a alguien sucede lo mismo. Aunque no tengamos mala intención, cuando hacemos daño a alguien es como si calcáramos mucho con el lápiz. Siempre quedará huella».

Habla Gracia frente a 592 estudiantes de Secundaria de siete centros educativos (Antonio Tovar, Lourdes, Nuestra Señora del Rosario, Pinoalbar, Núñez de Arce, Centro Didáctico y Ribera de Castilla)que participan en la primera jornada contra el acoso que organiza la Asociación de Federaciones Deportivas de Castilla y León. Tres deportistas de élite (que sufrieron acoso en el colegio) cuentan su experiencia a los jóvenes para explicarles que aunque la marca del lápiz puede ser muy profunda, existen herramientas para que cicatrice y claves para que no se produzcan más.

El atleta Lorenzo Albaladejo sufrió parálisis cerebral al nacer. «Estuve a punto de morir». A los 22 años corrió en una final paralímpica. Es campeón de Europa de 400 metros. Y también tuvo que afrontar el acoso de compañeros de clase. «Acoso no son solo las marcas, el puñetazo, el dolor físico. También está el daño psicológico, los insultos, las bromas que en realidad no lo son, aislar a otras personas. Eso es acoso. Yno solo está quien lo comete y quien lo sufre. También están los cómplices. Gente que está alrededor, que lo ve todos los días y que por miedo o por complicidad decide no hacer nada», explica Albaladejo.

Alberto Ávila es también atleta paralímpico. Levanta ante el público adolescente la pernera del pantalón y descubre una prótesis. «Me amputaron la pierna con tres años», cuenta. En el cole se metían con él. Hoy está en todas las finales (europeas y del mundo) de 100 y 200 metros. «¿Creéis que a alguien le gusta ir ocho horas al instituto y que le insulten, que nadie le hable, no tener amigos? Esto pasa todos los días en casi todos los colegios. Y el problema es que ahora, con las redes sociales, el problema no termina al acabar la clase. Hay un acoso continuo, 24 horas, por Internet y las redes sociales».

¿Qué hacer para luchar contra esto? «Hay que acudir a un amigo o a un adulto de confianza y contarle lo que nos está pasando... o lo que vemos que le ocurre a un compañero», indica Ávila. «Hacerlo no es solo bueno para la persona que lo sufre, sino que también será beneficioso para el acosador, porque él también tiene un problema», comenta Gracia. «Una persona que ejerce acoso, lo hace como un desahogo. Descarga sus problemas en otro que considera más débil y así piensa que se sentirá mejor», aseguran los ponentes en la charla. «Valiente no es el que tiene miedo, sino el que sabe enfrentarse a él», asegura Albaladejo.

Los tres ofrecieron además claves para que los jóvenes se manejen en las redes sociales: «No agreguéis a nadie que no conozcáis. No enviéis fotos o contenidos que no os gustaría que vieran vuestra madre, abuela o pareja. No quedéis solos con nadie que habéis conocido a través de Internet. Y si lo hacéis, en lugares públicos: en una cafetería, un centro comercial. Y no toleréis los insultos. Si los sufrís a través de 'whatsapp' o Instagram, decídselo a un adulto». Para ello, aseguran, es importante crear vínculos de confianza. También con los padres, con la familia.

Lorenzo cuenta a los chavales (de primero a cuarto de Secundaria) que hay personas que hacen «mal uso» de Internet y las redes sociales. Y por eso hay que tomar precauciones. Les alerta, por ejemplo, del 'sexting'. «Imaginad que mi novia me manda una foto sin ropa. Y que yo se la envío luego a todos mis amigos. Eso es un delito. Hay que tener mucho cuidado con lo que compartimos en las redes sociales, porque, como ocurre con el folio y la raya, aunque lo borremos, siempre quedará huella».

También en las redes sociales hay cómplices, personas que con sus 'likes' y sus 'me gusta' apoyan situaciones de acoso.

«Con el acoso no podemos ni consentirlo ni tolerarlo», explica Alberto Bustos, concejal de Juventud, Deportes y Participación Ciudadana, quien se encargó de abrir un encuentro organizado por la Asociación de Federaciones Deportivas de Castilla y León, entidad que engloba a 48 federaciones de Castilla y León. «Somos la entidad de referencia en el deporte de la comunidad y también tenemos una responsabilidad ante este problema social», explica Francisco del Rey, gerente de Afedecyl. Por eso, explica, se han aliado con deportistas de élite para aprovechar los valores del deporte (compañerismo, trabajo en equipo, superación) para luchar contra el acoso. Además, recuerdan que la figura del deportista es relevente para trasladar este tipo de mensajes, en muchos casos figura referente para los adolescentes.