De Santiago-Juárez considera que «alguien tendrá que explicar» que se cuestione la caza en la región

De Santiago-Juárez considera que «alguien tendrá que explicar» que se cuestione la caza en la región

El TSJ traslada a las partes que se «pronuncien sobre la posibilidad de plantear una cuestión de inconstitucionalidad contra la modificación de la Ley de Caza»

Álvaro Gómez
ÁLVARO GÓMEZValladolid

El Tribunal Superior de Justicia ha pedido a Pacma y a la Junta que se «pronuncien sobre la posibilidad de plantear una cuestión de inconstitucionalidad contra la modificación de la Ley de Caza». El Partido Animalista ha emitido un comunicado en el que aseguran que el TSJ trasladará la ley al Tribunal Constitucional (TC), aunque más tarde el órgano judicial ha precisado que se limita a consultar a las partes sobre plantear un posible recurso al TC.

En la rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno, el portavoz y vicepresidente de la Junta, José Antonio de Santiago-Juárez, ha considerado que «es una situación absurda que se pueda cazar en otros territorios y en Castilla y León no». El vicepresidente ha criticado que se se hable «permanentemente» de despoblación y fijar población en el medio rural. «¿Y ahora les queremos quitar la caza?», cuestiona el portavoz del gobierno autonómico, quien asegura que «el PP nunca lo va a consentir» y, en caso de acabar en el Constitucional y fallar en contra de la Junta, habría que elaborar otro Proyecto de Ley. «Estoy convencido de que va a seguir habiendo caza en Castilla y León», sentencia.

De Santiago-Juárez incide en que respeta las decisiones judiciales, pero también añade que «alguien tendrá que explicárselo a los que trabajan y viven del medio rural». No se ha referido al partido animalista, pues ha añadido que «es bueno saber que lo ha promovido el TSJ y no el Pacma». «Respetamos las decisiones judiciales, pero respetándolas, alguien lo tendrá que explicar».

En Pacma piensan que la aprobación de las Cortes de la modificación de Ley es una maniobra con la que «los partidos políticos representados demostraron su absoluto desinterés en la protección de los animales y el entorno natural y se rindieron a las presiones de los cazadores». «Una vez más, la perseverancia del Partido Animalista pone a prueba a quienes sustentan políticamente a los cazadores», manifiestan, y «demuestra que los partidos representados en las Cortes de Castilla y León trabajan para preservar las actuaciones ilegales de la Junta en materia de caza».