Reyes Maroto anima a los jóvenes vallisoletanos a generar nichos industriales tecnológicos

La ministra de Industria, Reyes Maroto, visita la empresa Mobil Lean Manufacturing en Valladolid. /ALBERTO MINGUEZA
La ministra de Industria, Reyes Maroto, visita la empresa Mobil Lean Manufacturing en Valladolid. / ALBERTO MINGUEZA

La ministra de Industria dice que el Ministerio trata de acercar a acreedores e inversores de Made que cerrar la venta de la planta de Medina de Campo

Jorge Moreno
JORGE MORENOVALLADOLID

La ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, animó este miércoles a los jóvenes vallisoletanos a crear nichos industriales tecnológicos que permitan dar soluciones a las empresas que están instaladas en Castilla y León, una forma más de «retener talento y capital humano».

Más noticias

Maroto, que visitó junto con el alcalde de Valladolid, Óscar Puente, la empresa Mobil Lean Manufacturing, una 'Startups' creada en Valladolid en 2014 y que cuenta con una plantilla de 25 ingenieros e informáticos, destacó que el Gobierno está preparando una ley que permitará desarrollar este tipo industrias a nivel nacional dentro de la iniciativa Industria Conectada 4.0.

Mobil Lean, que prevé alcanzar este año 2019 cerca del millón de euros de facturación, se dedica a diseñar aplicaciones sencillas que permiten ahorrar tiempo en los procesos productivos dirigidos por jefes de equipos industriales, de empresas como Renault, Grupo Antolin, Philips o Michelin. Sus productos tienen presencia en España, Francia y EE UU.

En este sentido, Maroto insistió en que «no solo es importante que se mantenga el empleo industrial en Valladolid con plantas importantes, sino que se generen nichos nuevos donde las grandes empresas dependen de ellos».

La ministra, que se puso como ejemplo de la actual diáspora universitaria que registra la región, y de la que pese haberse formado en la Universidad de Valladolid «tuve que marcharme fuera y llevo 20 años en Madrid», explicó que estas iniciativas tecnológicas favorecen el regreso de jóvenes y emprendedores.

«Necesitamos ser competitivos en un entorno global y este tipo de empresas lo que hacen en mejorar la cadena de producción. Tenemos capital humano y empresas, que por el hecho de ser pequeñas no es obstáculo para que puedan desarrollar estos procesos productivos», insistió Maroto.

Precio de la nave de Made

En relación con el cierre de la empresa Made, en Medina del Campo, la titular de Industria indicó que su departamento está intensificando los contactos para que, tanto acreedores como posibles compradores, den una salida a la factoría medinense y al empleo que ella tuvo.

«El delegado del Gobierno en Galicia está realizando gestiones para buscar soluciones a este proceso que es complejo. Cuando nosotros llegamos al Gobierno, Made estaba ya en liquidación, pero nuestro compromiso es mantener el empleo y que las familias de Medina del Campo tengan un futuro. Pretendemos que se mantenga la actividad productiva y los puestos de trabajo, aunque sea un nuevo inversor distinto«, dijo Reyes Maroto.

Industria mantiene que «cuenta con un inversor» para Made, aunque no indica su nombre, y que lo que ahora se busca «es aproximar posiciones» entre las partes y la entidad financiera gallega Abanca.

La ministra agregó que uno de los escollos está en el precio de la nave de Medina, que cuando se hizo la valoración durante el concurso de acreedores, que se tramita en un juzgado de La Coruña hace un año, fue tasado por un importe alto. Maroto añadió que la venta de la planta medinense debe ir vinculada a la que la empresa tenía también en Galicia.

Respecto a la reindustrialización de comarcas de Castilla y León, como las mineras, con una alta tasa de desempleo, la ministra señaló que el Plan Reindus, aprobado por el Gobierno en noviembre pasado, destinará 400 millones de euros con el objetivo de generar unos mil empleos.

«Yo animo a presentar proyectos para Castilla y León con esta convocatoria de ayudas, que terminará el 31 de enero, y con lo que se pretende crear valor y riqueza en el sector industrial», dijo Maroto.

Pensiones y bono energético

Finalmente, la titular de Industria no cree que la subida de las pensiones, que se ha registrado desde inicios de este año, vaya a suponer una limitación para aquellos pensionistas que soliciten el bono social energético, que les permitiría reducir la factura de la luz doméstica al contar con bajos ingresos.

Precisamente, en este sentido, colectivos de jubilados han pedido al Gobierno que revise los criterios a aplicar para este año a la hora de conceder esta ayuda, ya que los incrementos de las pensiones y del SMI supondrá que muchos de los afectados superen el límite económico que se fijó en 2018.

«No creo que ello afecte porque la valoración que se haga del bono energético se hará con los ingresos del ejercicio 2018. El acceso al bono acabó el 31 de diciembre pasado, y la subida de las pensiones se realizó el día 1 de enero. Lo que queremos es que los pensionistas recuperen el poder adquisitivo, ya que durante bastantes años han tenido las pensiones por debajo del IPC», concluyó Reyes Maroto.