Un proyecto de red social que pretende revolucionar el voluntariado social

Sara Cañas, Mariví Varona, Laura Aranzábal y Alicia del Prado, miembros del equipo finalista Three I´s /N. L.
Sara Cañas, Mariví Varona, Laura Aranzábal y Alicia del Prado, miembros del equipo finalista Three I´s / N. L.

Cuatro vallisoletanas llegan a la final de la competición nacional Audi Creative Challenge, con un proyecto de una red social que pretende fomentar la integración de jóvenes extutelados.

N. LUENGOValladolid

El próximo 22 de junio se celebra la final del Audi Creative Challenge, una competición destinada a ofrecer soluciones a retos de nuestra sociedad mediante el pensamiento innovador y creativo en los jóvenes de 14 a 16 años. Esa final, que tendrá lugar en el Teatro Príncipe Pío de Madrid, contará con presencia vallisoletana, la de , tres estudiantes, que junto con , han formado el equipo Three I´s. Ellas son uno de los 10 equipos finalistas a nivel nacional, entre los 500 que se presentaron a la competición. Las únicas finalistas de Castilla y León.

Innovar en el ámbito de lo social para mejorar el futuro de las personas. Ese era el reto planteado por la organización a todos los participantes. Estas cuatro amigas vallisoletanas se lo tomaron muy en serio y han creado un proyecto que puede resultar ganador: Conext, una red social que , «un colectivo vulnerable y muchas veces olvidado», explican. «Nuestro proyecto trata de conectar a esos jóvenes con voluntarios, dentro de un espacio virtual en el que ofrecemos servicios de mentoría en materia económica, laboral, formativa, afectivo-emocional y de vivienda», explica Mariví Varona, su mentora.

Además de ayudar a los chavales extutelados, Conext también tiene grandes ventajas de cara a las entidades y organizaciones sociales que los apoyan. Esta red social en proyecto, servirá como herramienta que facilitará la labor de sus voluntarios y ofrecerá información útil para los usuarios, además de funcionalidades como un tablón de anuncios, foros de discusión, mensajería y foros. «Conext es una herramienta pionera que eliminará las limitaciones existentes en el voluntariado presencial y dará paso al voluntariado virtual», dicen sus creadoras.

En la final, estas vallisoletanas competirán con otros 9 equipos, ante un jurado formado por representantes de Audi España, Fundación Imagine y jóvenes destacados por su actitud creativa e innovadora. En caso de que Sara, Laura, Alicia y Mariví alcancen el primer puesto en la final, su premio será un viaje de un mes, a Silicon Valley (California), donde realizarán un curso de creatividad e innovación y compartirán mesa de trabajo con los grandes gurús digitales a escala mundial. «Ojalá el proyecto vea la luz. No queremos que se quede en papel», dicen ilusionadas.

Todos los equipos están formados por 3 jóvenes participantes y un mentor adulto. En el caso de Three I´s, la idea surgió de Marivi Varona, emprendedora y empresaria vallisoletana, dedicada al mundo de la formación. Quiso contar con Laura Aranzábal y Sara Cañas, ambas estudiantes de 1º de bachillerato en el IES Pinar de la Rubia, y con Alicia del Prado alumna de 4º de la ESO del IES Julián Marías. «Soy amiga de sus familias y compartimos inquietudes e interés por los proyectos sociales. Nuestros perfiles son complementarios y hemos conseguido un equipo perfecto. La mayoría de los participantes son profesores y alumnos. Sin embargo, nuestra iniciativa ha surgido al margen de sus estudios reglados. La ilusión e implicación ha sido total y eso el jurado nos lo ha valorado a la hora de hacernos finalistas», explica la mentora del grupo.

Con metodología desarrollada en Silicon Valley

Arrancaron en septiembre, bajo la metodología de trabajo Lombard, un proceso de aprendizaje radical desarrollado en Silicon Valley por Imagine. Partían de una idea que aportó Laura Aranzábal, cuya familia tuvo a un niño en acogida durante un tiempo. Una experiencia que les acercó a la realidad que vive este colectivo. «Cada año, más de 3.000 jóvenes tutelados, cumplen la mayoría de edad, dejando atrás el sistema de protección y abandonando los centros de menores y las familias de acogida en las que han vivido. Necesitan seguir formándose, un trabajo, un lugar donde vivir y es importante que cuenten con una persona de referencia en el camino a la vida adulta», explican las jóvenes en su vídeo promocional del proyecto.

Han sido meses de duro trabajo hasta llegar al proyecto final, con el que pretenden revolucionar el mundo del voluntariado social. Han llevado a cabo un importan trabajo de campo, haciendo entrevistas, encuestas y recopilación de datos con la colaboración de numerosos agentes implicados en el sector, como centros de acogida, trabajadores sociales y entidades como . «Estas organizaciones sociales hacen una grandísima labor, pero que es insuficiente por la escasez de recursos. Nos hicieron ver que los chavales tienen que relacionarse con personas fuera de los entornos tutelados. Muchos de esos jóvenes, cuando tienen hijos, éstos vuelven a entrar en el sistema de protección. Abriendo el círculo a estos chavales, conseguimos abrírselo también a sus generaciones futuras», explican las ideólogas de esta red social. «Conext, es el medio para realizar un voluntariado virtual que complementa esa red de voluntariado presencial. Es un proyecto totalmente escalable y exportable a otros países», añade Varona.

Estos últimos días, hasta la final del próximo 22 de junio, están trabajando duro para finalizar el prototipo de su red social y para difundir el proyecto en redes sociales a través del hashtag ya que el jurado valorará positivamente la repercusión alcanzada. El apoyo de familiares y amigos está siendo fundamental. «Hicimos un crowdfunding para sufragar los gastos del desarrollo del proyecto. Todos se volcaron, incluso algunas empresas como la academia SiliconVall, que nos ha cedido sus instalaciones para poder trabajar todas juntas», agradecen. Ellas confían en su idea y en su capacidad para defenderla ante el jurado. «Los colectivos con los que hemos consultado, nos han hecho ver la necesidad del proyecto. Todas las propuestas son excelentes, pero confiamos en la nuestra. Vamos a por todas, pero si no ganamos, nos iremos con la satisfacción de ser finalistas entre los 500 proyectos presentados», afirman ilusionadas.