Los vándalos destrozan la parada de bus y dañan varios vehículos en San Martín

Los vándalos destrozan la parada de bus y dañan varios vehículos en San Martín
Los vándalos derribaron la puerta de la parada de autobús. Jota de la Fuente

El alcalde del municipio, Antonio Ibáñez, denuncia que «nos cuesta mucho conseguir mejoras en el pueblo para que vengan forasteros y nos destrocen caprichosamente cuanto encuentran a su paso»

Jota De la Fuente
JOTA DE LA FUENTEArroyo de la Encomienda

Las fiestas de El Salvador en San Martín de Valvení, celebradas el pasado fin de semana, han dejado un reguero de desagradables actos vandálicos en la localidad vallisoletana. En la madrugada del domingo, una vez finalizada la verbena, unos desconocidos arremetieron contra vehículos, bienes y mobiliario urbano indiscriminadamente. Lo cierto es que el panorama en la mañana del domingo fue desolador. La caseta de la parada del autobús fue la que salió peor parada. Los vándalos derribaron la puerta de acceso y, posteriormente, rompieron el cristal, que al ser de seguridad cuenta con un grosor considerable. Asimismo, arremetieron contra los bancos habilitados para la espera.

Además, al menos tres vehículos también sufrieron daños. Amanecieron con los espejos retrovisores partidos y tirados en el suelo, si bien algunos cristales de las puertas también aparecieron rotos. Entre tanto, un vecino aseguró haberse encontrado el contador del suministro eléctrico destrozado.

El alcalde del municipio, Antonio Ibáñez, procedió a denunciar los hechos ante la Guardia Civil. Según aseveró, San Martín es un «pueblo tranquilo» y, por tanto, «no estamos acostumbrados a estas cosas». «Nos cuesta mucho esfuerzo conseguir mejoras en el pueblo para que vengan forasteros, y que sin venir a cuento nos destrocen caprichosamente cuanto encuentran a su paso... No queremos personas así en San Martín, esperamos que no vuelvan», lamentó. «Preferimos disfrutar de las fiestas con vecinos, amigos, familiares y personas que vengan dispuestas a divertirse y a conocer el pueblo», continuó el regidor.