Homenaje escultorio a las lavanderas de Villalba de Alcores

Parte de la escultura terminada con su autor, José Vicente Ávila. /El Norte
Parte de la escultura terminada con su autor, José Vicente Ávila. / El Norte

La obra está inspirada en una mujer que se ahogó a raíz de una gran tormenta en 1935

Miguel García Marbán
MIGUEL GARCÍA MARBÁNVillalba de Alcores

Un viejo árbol seco puede tener una segunda vida. El Ayuntamiento de Villalba de los Alcores, ha promovido que el viejo tronco de un sauce llorón seco de la pradera de las piscinas municipales se haya convertido en la bella escultura de una lavandera. La idea del grupo de Gobierno se hizo realidad tras ponerse en contacto la concejal Mónica Hernández con el escultor de Villabáñez José Vicente Ávila Peña, que, a golpe de motosierra, ha obrado el milagro en dos días: una escultura que es «un homenaje a las vecinas que durante años bajaron a lavar la ropa al lavadero que hubo en ese emplazamiento», explicó el alcalde, Manuel Gutiérrez. Está inspirada en una mujer que se ahogó a raíz de una gran tormenta que se desató en abril de 1935. Fue arrastrada cuatro kilómetros hasta la finca de Matallana. La obra, subraya el regidor, ha sido muy bien acogida por los vecinos.

Motosierra

El autor, José Vicente Ávila Peña, empezó hace seis años a hacer pequeñas tallas con una navaja, hasta que se decidió a hacer «cosas más grandes con una motosierra, al tener gran experiencia con esta herramienta por su empleo de motosierrista forestal para trabajos de desbroce, clareo y limpieza de montes. De aquella primera experiencia salió un gran oso que se puede contemplar en el bar de Villabáñez.

Desde entonces, a sus 40 años, José Vicente Ávila Peña ya tiene un gran número de obras dentro y fuera de Castilla y León. Recuerda de una manera especial el gran druida que hizo para una localidad de Galicia. Siempre utiliza árboles secos o residuos como los troncos que arrastran los ríos y tiene predilección, confiesa, por la madera de olmo, «noble y que se trabaja muy bien». Tiene claro que su arte «es una manera de reciclar y de dar a la madera una segunda oportunidad».