Un caballo desbocado y solo un toro en el coso complican el encierro campero de Mojados

Encierro campero en Mojados. /C. CATALINA
Encierro campero en Mojados. / C. CATALINA

La jornada del sábado también incluye el concurso de cortes

MIRIAM CONDE / CRUZ CATALINAMojados

Primer encierro de las fiestas de Mojados y primer susto en el cuerpo. Todo transcurría con normalidad hasta que un jinete se cayó de su caballo durante el recorrido y este se desbocó por el campo en dirección Olmedo. Rápidamente, los organizadores del evento acudieron en su búsqueda para capturarlo y traerlo de vuelta junto a su dueño.

Una llamada al 062 por parte del alcalde del pueblo alertó a las autoridades, aunque no hizo falta su intervención ya que en apenas unos instantes ya estaba a salvo en el coche de uno de los reguladores del encierro.

Cientos de asistentes aguardaban en las inmediaciones del recinto a la espera de la noticia, mientras otros volvían a sus viviendas ante el temor de saber que el caballo estaba vagando sin rumbo. No fueron más que cinco minutos de incertidumbre los que pasaron los vecinos de Mojados hasta ver de vuelta al caballo.

Un pasacalle y la diana floreada sirvieron de antesala al encierro camperocon la participación de más de doscientos caballistas y la suelta de cuatro novillos de Luis Antonio Rodríguez 'El Taru', junto a nueve cabestros.

El encierro fue complicado (el caballo desbocado cuando se cayó el jinete) y poco vistoso, ya que solo uno de los bravos, además de la parada de mansos guía, lograba acceder al recorrido urbano y llegaba por su pie al coso. Los otros tres hermanos de camada optaron por poner pies por el campo, seguidos en su huida por jinetes y aficionados a pie, motos y coches. Finalmente fueron atrapados y trasladados a los toriles por la organización.