La 'banda de la alcantarilla' golpea de nuevo en bares de Alcazarén y Mojados

Puerta forzada y máquina tragaperras reventada en el bar As de Tapas, en Mojados./C. C.
Puerta forzada y máquina tragaperras reventada en el bar As de Tapas, en Mojados. / C. C.

Los delincuentes destrozaron las tragaperras de dos locales y huyeron de otro al ser sorprendidos por los vecinos

Cruz Catalina
CRUZ CATALINAMojados/Alcazarén (Valladolid)

Un grupo de delincuentes, que bien podría bautizarse como la 'banda de la alcantarilla', dado el objeto contundente que utilizan en sus golpes, parece haberle cogido el gusto a realizar rutas nocturnas por carreteras principales de la provincia para dejar un reguero de bares, restaurantes y hostales desvalijados a su paso. Los ladrones eligieron en la madrugada de ayer la carretera de Madrid (Nacional 601), al igual que hicieron 72 horas en la carretera de Soria (N-122), para desvalijar dos bares e intentarlo en un tercero de Alcazarén y Mojados antes de darse a la fuga camino de la capital. El viernes hicieron un recorrido idéntico en un hostal, un bar y un restaurante de Sardón de Duero y Traspinedo. Los autores de los robos utilizaron en todos los casos pesadas tapas o rejillas de alcantarillas para reventar las cristaleras de puertas y ventanas y, una vez en el interior (solo en tres de los negocios), destrozaron las tragaperras.

Puerta forzada en Come y Caña, de Alcazarén.
Puerta forzada en Come y Caña, de Alcazarén. / C. C.

La ruta de ayer comenzó a partir de las dos de la mañana en el bar Come y Caña de Alcazarén, situado en la travesía de la carretera provincial VP-1104 (que une Pedrajas con la localidad hacia la N-601). Allí forzaron la verja de la puerta principal y reventaron la máquina tragaperras antes de huir con la recaudación.

Los delincuentes apenas recorrieron ocho o nueve kilómetros antes de plantarse en Mojados, en la plaza de San Juan, donde cogieron una tapa de alcantarilla para romper el cristal de la puerta del As de Tapas y, de nuevo, destrozaron la máquina tragaperras. Desde allí, ya pasadas las tres de la madrugada, recorrieron una calle que conduce a la travesía de la carretera de Madrid, donde cogieron una rejilla de alcantarilla para emprenderla a golpes contra la puerta del bar Ecos. Pero el cristal, en esta ocasión, eran blindado y los porrazos sacaron de la cama a los inquilinos de la planta superior, que se asomaron y lograron así que huyeran sin botín.

Puerta rota en el bar Ecos, en Mojados.
Puerta rota en el bar Ecos, en Mojados.

Esta misma escena, y con los mismos ingredientes, ocurrió el viernes anterior en el hostal y en un bar (JAC) de Sardón y en el restaurante La Maña de Traspinedo, tres negocios situados al borde de la N-122. Entonces solo pudieron obtener la recaudación de la tragaperras del segundo negocio. La luna la destrozaron a golpes con una tapa de alcantarilla sustraída en Aranda. Las alcantarillas que emplearon ayer en Mojados las cogieron del mismo pueblo.

Los miembros de la 'banda de la alcantarilla' huyeron las dos noches antes de la llegada de la Guardia Civil.