A prisión una hija de los dueños del tanatorio El Salvador

Un furgón de Policía, el jueves día 1, cuando se desató la operación. /Ramón Gómez
Un furgón de Policía, el jueves día 1, cuando se desató la operación. / Ramón Gómez

Le imponen una fianza de 800.000 euros, similar a la de su hermano, que sigue en prisión junto al padre y fundador de la empresa

Antonio G. Encinas
ANTONIO G. ENCINASValladolid

La hija de los dueños del Grupo El Salvador, Laura Morchón Vaquero, de 33 años de edad y sin antecedentes penales, ha sido detenida esta mañana cuando se dirigía a las oficinas de la empresa, Agencia Funeraria Castellana, según adelantó eldiario.es y confirmaron a El Norte fuentes policiales. El jueves de la semana pasada se registraron quince detenciones en el transcurso de la operación Ignis, en la que además se registraron las oficinas y varios de los domicilios. Con esta detención, el Tribunal Superior de Justicia cifra ya en 16 el número de investigados derivados de un presunto fraude en la venta de ataúdes. El Juzgado decretó su traslado a prisión con fianza de 800.000 euros, la misma cantidad que se le impuso a su hermano. El padre, mientras tanto, sigue en prisión comunicada sin fianza.

Más información

Según fuentes policiales, se le investiga por los mismos delitos que se les han atribuido a su padre y a su hermano, ambos en prisión desde el pasado sábado. Esto es, delitos continuados de estafa y falsedad, delito contra la hacienda pública, blanqueo y pertenencia a organización criminal, según la calificación provisional, como informó el Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León.

La detenida ha pasado a disposición judicial en el Juzgado de Instrucción de guardia de la capital, que es el que instruye la causa en la que se estudia el presunto fraude en la reventa de ataúdes destinados a incineración. Según ha informado la Policía recientemente, en ocasiones ni siquiera se sustituía por un féretro de peor calidad, como se explicó en un principio, sino que llegaron a utilizarse féretros incompletos. Se estima que habría unos 6.000 casos registrados entre los años 1995 y 2015, sin perjuicio de que hubieran seguido cometiendo prácticas irregulares desde entonces.

En el transcurso de los registros se encontraron más de 800.000 euros en uno de los pisos propiedad de la familia. L. M. V. ejercía como directora gerente del tanatorio de El Salvador en la capital.