Un toque de corneta por los caídos

El desfile de antorchas por el centro de la capital vallisoletana. / Gabriel Villamil

El desfile de antorchas encontró un escenario grandioso a los pies de la Academia de Caballería y un final muy emotivo

Antonio G. Encinas
ANTONIO G. ENCINASValladolid

Un recorrido alternativo. Eso era el del desfile de antorchas de este año. Que la Plaza Mayor está en obras y hay que buscar otra ubicación. Así que se pensó salir desde la calle José Delicado, frente a la Cúpula del Milenio, y acabar en Recoletos. Y eso, en una ciudad cuya iluminación nocturna ha merecido reconocimientos internacionales, es mucho decir. Porque a la colorida Cúpula le sigue, con las antorchas encendidas, el precioso paso por el puente de Isabel La Católica. Y se culmina el paseo con un doble recodo con la Academia de Caballería de fondo que hizo que los móviles se volvieran locos a fotografiar y grabar el paso de los motoristas.

El trayecto culminaba en Colón y permitió que los espectadores jalonaran toda la Acera de Recoletos y pudieran presenciar el paso de los 350 moteros que rendían homenaje a los compañeros caídos en la carretera.

Más información

Luego llegó la reivindicación. José Manuel Navas, portavoz de Turismoto, recordó que «tras las frías estadísticas» hay historias con nombres y apellidos, las de padres y madres que dejan huérfanos, la de abuelos que pierden nietos y la de jóvenes que han perdido la vida que les quedaba por delante. Pidió, aunque esto debería ser una exigencia compartida, «más seguridad en las carreteras» y recordó que los motoristas, colectivo que se caracteriza por su solidaridad, son muy conscientes de los riesgos que asumen por vivir su pasión.

En 2018 fallecieron, según los datos provisionales de la Dirección General de Tráfico, 211 motociclistas y 30 conductores de ciclomotor.

En mitad del estruendo, con el ruido de los motores a lo lejos, se pidió un minuto de silencio.

Un silencio absoluto.

Inmediatamente, Jesús Martínez enarboló su corneta y tocó solemnemente. Un cierre sobrecogedor para un homenaje que ojalá, han dicho siempre los organizadores, tuviera que cancelarse del programa para siempre. Desgraciadamente, la cifra de motociclistas muertos en carretera no decrece. Doscientos al año. Cifra fría arriba o abajo, es el dato demoledor que se repite.

Aunque a estas alturas parece una obviedad, el casco no es un capricho. De los 211 fallecidos en motocicleta, 7 no utilizaban casco. De los 30 fallecidos en ciclomotor, 5 no utilizaban casco.

En esta ocasión, las antorchas no llegaron a la Plaza Mayor, por encontrarse en obras. El recorrido fue algo más corto que en otras ediciones. Partió frente a la Cúpula del Milenio, en la calle José Delicado Baeza, para proseguir por el puente de Isabel La Católica, calle San Ildefonso y plaza de Zorrilla, para acabar en la Acera de Recoletos. Concluyó con el tradicional 'Toque de oración', interpretado en directo a corneta.

 

Fotos

Vídeos