Patricio Llorente compra el 100% de Collosa y consolida la plantilla actual

Patricio y Joaquín Llorente en la sede de la empresa, en Valladolid. /RAMÓN GÓMEZ
Patricio y Joaquín Llorente en la sede de la empresa, en Valladolid. / RAMÓN GÓMEZ

El empresario vallisoletano deja la dirección de la compañía en manos de su hijo Joaquín

Julio G. Calzada
JULIO G. CALZADAVALLADOLID

Construcciones Llorente, la firma matriz del grupo Collosa y de Corporación Llorente será protagonista este año de dos hitos. El primero, que la empresa cumple 75 años de actividad continuada. El segundo, que Patricio Llorente, tras comprar su parte a sus hermanos Alejando y Miguel Ángel se hace con la totalidad de la compañía en la que continuará ocupando la presidencia y donde será su hijo, Joaquín Llorente el nuevo director general ejecutivo.

Collosa inicia así una nueva etapa en la que, lejos de la anterior estructura de administradores mancomunados y en la que la dirección era compartida por Joaquín con su primo Gonzalo, la empresa se encamina hacia la consolidación de su negocio, la construcción y las infraestructuras tras haber entrado el año pasado de nuevo en un balance positivo, según confirmó su flamante director general.

«Nuestra decisión ha sido la de continuar con la empresa y dar paso ahora a una tercer generación de gestores», manifiesta Patricio Llorente. Con una plantilla de algo más de 250 trabajadores, la mayor parte en Castilla y León y muchos en Valladolid, la empresa «está centrada en la actividad de la que más conoce tras el cambio de tendencia que ha supuesto cerca de cuarenta años de crecimiento seguidos en esta última crisis de otros diez años de decrecimiento, pero en 2018, gracias al esfuerzo también de nuestros trabajadores, se ha hecho y hemos iniciado de nuevo la senda de la rentabilidad», afirma el director general que para dar seguridad a sus palabras precisa que en el mes de enero prácticamente han contratado más de la mitad de lo que está previsto que puedan llevar a cabo a lo largo del año. «Luego las perspectivas son positivas», añade. «No quiero dejar pasar mi reconocimiento a los trabajadores y a sus representantes sindicales, que en los momentos difíciles han sabido apoyar el futuro de la compañía», recalca.

«Lo que sabemos hacer»

La empresa, que hace años optó por la diversificación centra ahora sus esfuerzos en «lo que mejor sabemos hacer para crecer» apunta Joaquín, como la nave recientemente entregada a Mercaolid o las obras de la autovía del Duero en la que participa en algunos tramos o los trabajos de la línea de Alta Velocidad hacia Galicia en la que también cuenta con tramos como la excavación del túnel de Bolaños, en la provincia de Ourense.

Los trabajos contratados en Qatar también continúan y la actividad en aquel emirato árabe continuará si se consiguen nuevos proyectos constructivos como los que ahora se desarrollan, pero no son tiempos de aventuras exteriores, sino de consolidación tras las dificultades que llevaron a la necesidad de aplicar un Expediente de Regulación de Empleo extintivo para una parte de la plantilla. «A día de hoy está asegurada nuestra permanencia en Qatar, pero lo importante es conseguir proyectos en España, para consolidar la plantilla actual y..., bueno, sabemos crecer», asegura Joaquín Llorente.