El paso de Rafael Cano en Valladolid abrirá la semana que viene sin concluir la urbanización de la plaza

Estado de las obras de la plaza de Rafael Cano. /RODRIGO JIMÉNEZ
Estado de las obras de la plaza de Rafael Cano. / RODRIGO JIMÉNEZ

Los operarios aceleran el ritmo para rematar las rampas y escaleras,  y colocar las barandilla de seguridad

Víctor Vela
VÍCTOR VELAVALLADOLID

El compromiso municipal dice que los peatones podrán atravesar el nuevo paso bajo las vías de RafaelCano a partir de la próxima semana (la intención es que fuera desde el mismo lunes, pero tal vez no de tiempo hasta mediados de semana).

Por eso, los operarios aceleran durante estos días el ritmo de los trabajos para rematar los tramos de escaleras (22 peldaños en el lado de la calle de la Salud, doce en la plaza), las rampas a ambos lados de la vía y para colocar (este miércoles empezaron a hacerlo) las barandillas metálicas de seguridad que permitirán acceder al paso de 21,4 metros de ancho que salvará el lecho ferroviario para comunicar bajo las vías los dos bordes de Pilarica.

La idea es que los peatones puedan cruzar a pie por la nueva infraestructura (la primera de la integración ferroviaria) desde la próxima semana, aunque eso no significa, ni mucho menos, que hayan concluido las obras de urbanización en la plaza. De hecho, todavía faltará, al menos, un mes de tajo, como confirmó ayer el concejal de Urbanismo, Manuel Saravia.

Entre esos «remates y detalles» se encuentran «algunas barandillas, losas de la iglesia, algo de jardinería y arbolado, intervenciones de Aquavall en la calle de la Salud o la reparación del túnel viejo». Y a eso habrá que sumar el nuevo contrato que hay que aprobar para cambiar el pavimento, después de que los vecinos rechazaran la propuesta inicial de suelo de terrizo y consiguieran en enero que el Ayuntamiento –quien financia en exclusiva los 2,1 millones de la obra– aceptara colocar un firme adoquinado. Estarán pendientes también las zonas de juego previstas junto a la iglesia.

Colocación de las barandillas metálicas, escaleras en la calle de la Salud y limpieza del paso inferior. / RODRIGO JIMÉNEZ

Las cuadrillas se afanaban ayer por la tarde no solo en colocar las barandillas metálicas, sino también en cambiar las redes subterráneas en el entorno del quiosco, rematar una franja de la acera de viviendas de la calle de la Salud o limpiar con mangueras la losa bajo las vías.

Todo, para lograr que esté listo la semana que viene para permitir el paso por las rampas y escaleras de ambos lados de la vía y que se pueda cruzar el pasadizo a pie. La obra seguirá para urbanizar la plaza.

El alcalde, Óscar Puente, y el edil de Urbanismo, Manuel Saravia, informaron a los vecinos (durante la asamblea de la federación Antonio Machado)de la apertura del paso. Sin embargo, la asociación vecinal de Pilarica defendió ayer que «por motivos de seguridad y de estética, no se debería permitir el paso si la obra no está terminada».

«Las cosas hay que hacerlas bien y no es de recibo que se pueda pasar en esas condiciones de chapuza», aseguró José Luis Alcalde, presidente del colectivo vecinal. «La obra ya está fuera de plazo. Comenzaron en abril del año pasado, dijeron que durarían nueve meses, ya estamos cerca de que se cumpla un año y todavía falta mucho por hacer», añadió Alcalde, quien insistió en que «por motivos de seguridad, parece que el paso no está para abrirse».