Multitudinario último encierro en Arrabal de Portillo

Tres caballistas dirigen al toro por el campo. /Gabriel Acebes
Tres caballistas dirigen al toro por el campo. / Gabriel Acebes

El municipio despide las fiestas patronales con el tradicional festejo taurino por el campo, que fue limpio

SOFÍA FERNÁNDEZPortillo

Puntual salió la manada de Caminero de los corrales del Comeso compuesta por cinco toros y cinco bueyes que permanecieron juntos poco tiempo, ya que a escasos metros de la salida uno de los astados se desvió de la manada. Aunque finalmente los caballistas consiguieron reconducirle de nuevo durante un encierro que transcurrió en sus inicios a buen ritmo, esta vez no hubo tiempo para la tradicional parada de orujo y pastas que ofrece el Ayuntamiento.

Así, el ganado tardó unos cuarenta minutos en alcanzar la zona de la explanada y desde allí uno de los toros entró con bueyes al recorrido urbano para dirigirse posteriormente a toriles. El otro animal que le seguía se entretuvo más tiempo en la zona, para el disfrute de cientos de aficionados que presenciaron el último y multitudinario encierro por el campo en honor a Santa María la Mayor, aunque finalmente completó el recorrido con éxito al igual que el anterior.

Fue poco después cuando un toro negro cambió el rumbo y subió por la conocida como zona de la empedrada con dirección a Portillo. Una vez allí se salió del recorrido y tras varias carreras por el pueblo volvió en dirección a Aldeamayor, donde fue recogido sin registrarse ningún incidente.

Hacia La Pedraja

El último de los de Caminero que quedaba en el recorrido marchó hacia La Pedraja y tuvo que ser recogido por los servicios del Ayuntamiento. Así finalizó el último encierro por el campo que se cerró sin incidentes y con mucha más afluencia de público y caballos que las anteriores sueltas. Desde el Consistorio se muestran muy satisfechos de la calidad del ganado de este año y el ambiente que generan este tipo de festejos taurinos, tran tradicionales en el municipio de Portillo y en Arrabal de Portillo.

Tras la suelta, los bares y locales de la localidad de Arrabal derrocharon alegría y buen ambiente ante cientos de personas que disfrutaron de las actuaciones musicales programadas durante la jornada. El broche de oro taurino estaba previsto que fuera protagonizado por el último encierro urbano por las calles de Arrabal programado para las diez y media de la noche.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos