Multan a un bar de Recoletos con 3.002 euros por ilegalidades en su terraza

Terrazas de la Acera de Recoletos, en Valladolid. /Henar Sastre
Terrazas de la Acera de Recoletos, en Valladolid. / Henar Sastre

El Ayuntamiento justifica la sanción por la instalación de elementos no autorizados y por el incumplimiento de la orden de retirada

IRIS SÁNCHEZ SOBRADILLOValladolid

La Junta de Gobierno Local celebrada ayer por la mañana en el Ayuntamiento de Valladolid sancionó a un bar de la acera de Recoletos, uno de los puntos más transitados de la ciudad, por inclumplir la ordenanza reguladora de Terrazas en la Vía Pública aprobada en marzo de 2015, tras la modificación de la regulación que se hizo en 2011.

El establecimiento llevaba incumpliendo la ordenanza desde octubre de 2018, ya que incluyeron en su terraza «elementos que no estaban autorizados». Las dos sanciones impuestas, consideradas «muy graves» dentro de esta regulación provincial, han derivado en una multa de 1.501 euros cada una de ellas. Aunque la primera de las infracciones se debió a la «instalación de elementos vinculados a la terraza sin autorización expresa», la segunda se debe al «inclumplimiento de la orden de retirada de la terraza», tras tener varios avisos por parte de la Policía Municipal.

El proceso sancionador comenzó cuando la Policía tramitó un primer expediente al bar en octubre del año pasado, pues se habían instalado elementos que no figuraban en la autorización previa que se debe presentar al Ayuntamiento cuando se solicita el permiso de instalación de una terraza en la vía pública. Después de este primer aviso, las autoridades pertinentes informaron al bar de que si los elementos no eran retirados, el establecimiento corría el peligro de sufrir multas por las infracciones cometidas.

En enero de 2019, la Policía Municipal levantó acta y en esta se especificó que «no se había efectuado la retirada de los elementos no autorizados» y que, además, se «habían añadido otros nuevos». Finalmente, en marzo de este año se inició el procedimiento por el cual se tramitaba la multa correspondiente al titular del bar. Al no formular alegaciones y «superado con creces el plazo considerado», se emitió la propuesta de sancionar con 3.002 euros.

La multa se trata de la cuantía más baja de pagar cuando un establecimiento incumple la ordenanza reguladora de Terrazas en la Vía Pública en materia de sanciones «muy graves». De hecho, la sanción podría haber alcanzado los 6.000 euros, es decir, el doble de lo que se les ha impuesto. Por otro lado, las infracciones «leves» pueden llegar hasta los 750 euros.