Muere un ciclista vallisoletano a las 24 horas de ser rescatado en Madrid

El traslado de la víctima en helicóptero se produjo el sábado por la mañana en la sierra madrileña.

Miguel Ángel Serrano, de 64 años y natural de Morales de Campos, se desplomó ayer en plena ruta por la sierra y fue evacuado en helicóptero

Miguel García Marbán
MIGUEL GARCÍA MARBÁNMorales de Campos

Los vecinos de Morales de Campos han vivido con consternación el fallecimiento de Miguel Ángel Serrano, un hombre de 64 años, natural de la localidad terracampina, que ha muerto hoy en el Hospital de La Paz (Madrid), al día siguiente de sufrir una parada cardiorrespiratoria en una pista forestal de Manzanares del Real cuando realizaba una ruta de ciclismo de montaña en compañía de otros aficionados.

Sus compañeros, y otros deportistas que cubrían el mismo trayecto, vieron cómo se desplomaba al filo de las diez de la mañana del sábado. Así que avisaron al 112 y comenzaron ellos mismos las labores de reanimación hasta la llegada en helicóptero de un equipo médico. Los sanitarios lograron evacuarle con vida en el helicóptero al centro sanitario, donde ha muerto hoy.

El repicar de las campanas de la iglesia de su pueblo han anunciado este domingo el fatal desenlace a sus vecinos, conocedores ya de la gravedad del accidentado. Natural de Morales de Campos, Miguel Ángel Serrano desempeñó puestos de responsabilidad en el grupo del Banco Santander, era tío del actual alcalde, Mario Morán, y primo de la que fuera senadora por Valladolid, Arenales Serrano (PP). A pesar de que vivía en Madrid, era habitual su presencia en la terracampina localidad, de apenas ciento cincuenta habitantes, situada al oeste de Medina de Rioseco.

La intervención de los diez aficionados que asistieron en el momento de su desvanecimiento al ciclista vallisoletano fue «esencial» para que, una vez llegado el equipo sanitario al lugar, lograran reanimarle y evacuarle con vida, según quisieron destacar desde el servicio de emergencias madrileños. Uno de los ciclistas dio aviso al Summa en torno a las diez de la mañana para alertar de que el aficionado se había caído desmayado y había entrado en parada cardiorrespiratoria. El servicio de urgencias envió dos ambulancias y un helicóptero sanitario. Hasta su llegada fue asistido por sus compañeros y otros ciclistas que conocían técnicas de reanimación cardiovascular básica y se pararon para ayudar. La fatalidad quiso que Miguel Ángel falleciera horas después de ingresar en el hospital madrileño.