El agua no apaga el rugir de los más de 11.000 motoristas de Motauros

Caravana motorista a su paso por el puente sobre el río Duero, camino de la carretera a Zamora. /Alberto Mingueza
Caravana motorista a su paso por el puente sobre el río Duero, camino de la carretera a Zamora. / Alberto Mingueza

Alrededor de un millar de participantes consolidan el hermanamiento con Zamora con una excursión

Patricia González
PATRICIA GONZÁLEZTordesillas

La constante e intermitente lluvia que hizo presencia durante toda la jornada de este sábado en el municipio vallisoletano de Tordesillas no aguó la fiesta de las dos ruedas, fiesta que sopló las velas de su 19 cumpleaños rodeada de más de 11.000 Motauros que capearon las inclemencias meteorológicas para disfrutar de una edición marcada por el «buen rollo y el compañerismo de la gente», aseguró la asturiana, Bego Visiedo del Fueyo, que por tercer año consecutivo disfruta de todas y cada una de las actividades programadas.

«Nos encanta venir a Motauros ya que el ambiente es magnífico. La gente es muy amable y solidaria, por lo que siempre hacemos nuevas amistades y disfrutamos de una afición como son las motos», comentó Visiedo del Fueyo, que a pesar del agua, las bajas temperaturas y los copos de nieve del pasado viernes tiene muy claro que «Motauros es una concentración invernal por lo que es lo propio. Estamos encantados de estar un año más en ella y formar parte de esta gran concentración».

Este sentimiento también es el que comparte Jonathan Murias, que por primera vez está viviendo la experiencia de acudir a una concentración de motos. «Estoy alucinando del buen ambiente, de la cordialidad de la gente, y de lo bien que te lo puedes pasar en una concentración», explicó este asturiano, que junto a los miembros del Club Motero Escuadrón de Valladolid acuden en masa a todas y cada una de las actividades organizadas.

La villa de Tordesillas acogió a decenas de asistentes, que llenaron bares y comercios

«El concierto de Mago de Oz fue espectacular y la carpa estaba llena de gente», valoró Murias que junto a más de 8.000 incondicionales (cifra facilitada por la organización del evento) llenaron la carpa y disfrutaron de las canciones más míticas de este veterano grupo de rock, que cerró su actuación con su canción más representativa: 'Fiesta pagana'.

Este concierto también fue muy valorado por María del Sol Miguel, que a primera hora de la mañana de ayer intentaba resguardarse del agua bajo la carpa montada junto a otros compañeros de faena en el área recreativa de Valdegalindo. «Es el tercer año que vengo y la verdad que cada vez me gusta más esta concentración. Me parece que lo mejor que tiene es el ambiente casi familiar ya que somos muchos los que año a año regresamos para reencontrarnos y conocer a nuevas personas», dice.

Agua y frío

El que regresará hasta Cáceres con multitud de nuevos amigos será Pedro Sevilla, más conocido como 'Tachenko'. Este motorista desde hace décadas desafió el frío y la lluvia y se plantó a primera hora de la mañana del sábado en Motauros. «La verdad que todo el camino fue un poco complicado debido al mal tiempo. pero no podía perderme esta concentración ya que todos los que han estado en ella regresan y yo espero hacer lo mismo el próximo año», comentó Sevilla, que a pesar de no haberse desplazado hasta Zamora, para participar en la tradicional excursión, disfrutó de los paseos tradiciones, eso sí pasados por agua, que caracterizan el paso de las horas en esta concentración invernal.

El que también disfruto de Motauros fue el burgalés, Félix Izquierdo, que por segundo año consecutivo participó en la fiesta de las dos ruedas de la Villa del Tratado. «Estoy encantado de estar aquí, todo el mundo es muy amable», comentó Izquierdo que a pesar de la lluvia disfrutó de muchas de las actividades organizadas.

La concrentración se despide este domingo, y comienza a preparar ya el veinte aniversario

Según la organización un total de 3.500 moteros pusieron rumbo a Zamora, ciudad en la que se pudo disfrutar del espectáculo de stunt a cargo de Paulo Martihno. Por la tarde, en el Ayuntamiento de Tordesillas se celebró la charla coloquio de María Elsi y se presentó el libro 'El mundo sobre dos ruedas', Historias de BMW Motorrad España de José María Alegre.

La jornada finaliza con el tradicional desfile de antorchas y con el recital del cantante argentino Coti. Además, la madrina de honor de este año, María Herrera, firmó autógrafos en las instalaciones de la concentración. Para este domingo, Motauros cerrará sus puertas hasta el próximo año con la entrega de sus tradicionales premios y con la despedida de todos sus participantes.

Crece la presencia internacional

Un año más, la concentración invernal de Tordesillas además de contar con la presencia de motoristas procedentes de multitud de puntos distribuidos por toda la geografía nacional, como madrileños, extremeños, asturianos y muchos castellano y leoneses, Motauros, también contó con la participación de grupos de amantes de las dos ruedas llegados desde diversos países europeos como Alemania, Italia y Francia. La viajera más lejana de este año es una menorquina, y su homologo masculino es un joven berlinés, que decidió participar en esta concentración y disfrutar de un largo fin de semana con otros amantes al rugir del motor.