Manos Unidas Valladolid destina más de 421.000 euros a proyectos en India, Kenia, Camerún y Brasil

José María Borge, Ricardo Blázquez y la misionera Pilar Basagoiti /L. P.-ICAL
José María Borge, Ricardo Blázquez y la misionera Pilar Basagoiti / L. P.-ICAL

Las herencias se convierte en un importante soporte de la ONG, que el pasado año logró recaudar más de 725.000 euros

El Norte
EL NORTEValladolid

Manos Unidas Valladolid destinará este año más de 421.000 euros a cinco proyectos de desarrollo repartidos en India, Camerún, Kenia y Brasil. En India se pondrán en marcha en tres iniciativas educativas; en Kenia, se financiará una residencia para estudiantes de enfermería; en Camerún se mejorara la atención quirúrgica en el centro médico de Kuela y en Brasil se destinarán más de 80.000 euros a la formación jurídica y política de los pueblos indígenas del Baixo Tapajos de la selva amazónica.

Además, el presidente de Manos Unidas en Valladolid, José Luis Borge, explicó que también se destinará una partida importante a proyectos comunes de la ONG, ya que el pasado año la recaudación total superó los 725.000 euros, cifra que este año se confía en repetir.

Borge también resaltó la fidelidad de los colaboradores de Manos Unidas, dado que la recaudación se ha mantenido incluso en los peores años de la crisis, y matizó que en los últimos ejercicios las herencias se han convertido en un importante soporte. En este sentido, explicó que el pasado año se gestionaron cinco y que en 2016 se superaron los 200.000 euros por esta vía.

Al mismo tiempo, Borge resaltó la trayectoria de una ONG que lleva casi 60 años luchando contra el hambre y que además de por su arraigada implantación social se caracteriza por su austeridad. A nivel nacional la asociación sólo destina el 7% de sus ingresos a su funcionamiento, porcentaje que en el caso de Valladolid desciende al 1,6%(11.900 euros)

Borge ofreció estos datos durante la presentación de la campaña que se celebrará el próximo domingo, día 11 de febrero, bajo el lema 'Comparte lo que importa', acto en el que estuvo acompañado por el obispo auxiliar de la Diócesis de Valladolid, Luis Argüello; la misionera asuncionista Pilar Basagoiti, y el consiliario de Manos Unidas en Valladolid, José María Gil.

Argüello, que calificó el hambre como resumen de las injusticias globales, hizo un llamamiento a la participación en esta campaña y aseguró que «plantar cara al hambre y luchar por la justicia es un deber moral de todos».

El obispo auxiliar, al igual que Pilar Basagoiti, que lleva 40 años trabajando como misionera en países africanos, también coincidieron en señalar que la lucha contra el hambre es la mejor forma de frenar la inmigración desesperada de miles de personas que se ven obligadas a abandonar su país con la esperanza de buscar un futuro digno en Europa.

Basagoiti, que recordó que el entre el 30 y 40% de los niños africanos muere antes de cumplir los cuatro años por problemas de nutrición, aseguró que para acabar con el drama de las pateras es necesario que facilitar los medios necesarios para que todas las personas puedan vivir con dignidad en sus propios países. «Aunque a veces el amor al prójimo se nos duerme, afortunadamente Manos Unidas todos los años nos lo recuerda», apuntó la religiosa, a la vez que recalcó que cada aportación, por pequeña que sea, suma en la esperanza de muchas personas de poder vivir mejor. Por su parte, José María Gil que calificó de escándalo el hambre en el mundo por la «avaricia de unos de unos pocos y la indiferencia de muchos», subrayó que es algo a «lo que no podemos acostumbrarnos«.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos