Made recupera la actividad en Medina del Campo con 25 empleados

Las obras que se llevan a cabo en una de las zonas de la fábrica van a buen ritmo./P. G.
Las obras que se llevan a cabo en una de las zonas de la fábrica van a buen ritmo. / P. G.

La empresa prevé que una vez incorporados los 74 trabajadores subrogados será necesario ampliar la plantilla hasta 120

PATRICIA GONZÁLEZMedina del Campo

La nueva fábrica de Made ya está en funcionamiento con la incorporación, desde hace semanas, de 25 trabajadores de los 74 subrogados de la antigua Isowat, cifra que podría aumentar el próximo mes de octubre cuando Made Tower inicie una nueva etapa a pleno rendimiento en Medina, con pedidos en curso y las nuevas expectativas creadas. «La inversión que están realizando en la remodelación integral de la fábrica es enorme» aseguró el presidente del comité de empresa, Helder Ferrinho, quien explicó que ayer mismo se reunieron con la dirección para ultimar algunos flecos pendientes, al tiempo que anunció que el expediente de regulación de empleo temporal (ERTE) en el que están inmersos podría finalizar antes de diciembre».

Por ahora, los trabajadores ya incorporados a la actividad diaria de la empresa están desarrollando su labor en la zona de producción, fabricando las piezas necesarias para la puesta en marcha de las torres y los herrajes. Made Tower tiene un cartera importante de pedidos para Alemania por lo que se necesitaría más personal. «De los 74 subrogados, una vez finalicen las obras de remodelación de la fábrica y se incorpore el cien por cien los trabajadores subrogados, hará falta más personal para sacar adelante el trabajo, tal es así que, según nos explicó hace tiempo el nuevo propietario, Gregorio Peña, la intención es ampliar la plantilla hasta los 120 trabajadores».

Este plan industrial de Made Tower, perteneciente al grupo extremeño Imedexsa, para la antigua planta medinense contempla la contratación de 120 trabajadores en la primera fase y 200, a medio plazo. Además, la inversión para adecuar la unidad y reindustrializar la planta aumentará hasta los 14 millones de euros, de los que la Junta de Castilla y León aportará entre el 80 y 90%, con préstamos reembolsables de la Lanzadera Financiera.

Mientras los trabajadores subrogados se van incorporando de nuevo a la fábrica tras recibir una formación en Cáceres, las obras de remodelación de las instalaciones siguen a buen ritmo.

Los primeros pedidos

Para poder dar salida a los primero pedidos que se galvanizarán en la villa de las ferias, se está procediendo al cambio integral de una gran parte de la infraestructura de este área, tal como detallan desde el comité de empresa, que apunta a que el objetivo es dar un aire nuevo a la fábrica, con maquinaria mucho más moderna, «y tenemos que tener en cuenta que la inversión es muy elevada, por lo que el cambio será progresivo para que la empresa tenga futuro».

Además de cambiar las barcas (bañeras de gran tamaño con ácido y zinc en el que se introducen las barras de metal para que salgan brillantes y limpias), el empresario extremeño también tiene en mente cambiar la cubierta de amianto de la nave de galvanizado y el arco de cristal, demoler alguna de las naves existentes y construir otras nuevas con calderas actuales y una nueva área denominada 'taller de negro' (espacio en el que se elaboran las barras con las que se construyen las torres).