Los hombres y mujeres de Valladolid se vuelcan con el Movember

Entusiastas del Recoletas Valladolid ceden sus fotografías en apoyo del movember a Roberto Pérez /El Norte
Entusiastas del Recoletas Valladolid ceden sus fotografías en apoyo del movember a Roberto Pérez / El Norte

Varios colectivos organizan actos en la ciudad que buscan visibilizar y prevenir el cáncer de próstata y testicular

RUBÉN V. JUSTOValladolid Redactor de local

Noviembre fue el mes de los mostachos. Muchos hombres dejaron crecer su bigote con el afán de promover la salud masculina y visibilizar el cáncer de próstata, el de testículos, así como la salud mental y prevención de suicidios. Hace quince años un grupo de amigos de Melbourne (Australia) se dejaron crecer el bigote como muestra de apoyo a un colega que padecía cáncer de próstata. El movimiento tuvo éxito, se fue expandiendo a lo largo del mundo y, hace un lustro, aterrizó en Valladolid. A la iniciativa se unen ya mujeres, niños e incluso mascotas.

Movember llegó a la ciudad en 2014 de la mano de Butcher Brothers, un colectivo que desde entonces visibiliza y divulga los problemas de salud del sexo masculino. Pese a que Butcher fue el promotor, los equipos deportivos siempre mostraron su apoyo. Este año han colaborado de distintas maneras el Recoletas Atlético Valladolid, el Silverstorm El Salvador, Vrac Quesos Entrepinares, Real Valladolid Club de Fútbol y el Carramimbre Ciudad de Valladolid (CBC).

Más información

El Ayuntamiento también se ha sumado a este movimiento y el concejal de deportes, Alberto Bustos, lo respaldó en una rueda de prensa a la que acudieron los representares de los dos clubes de rugby vallisoletanos, un responsable del CBC y otro de Butcher. Según expresó Bustos entonces, «el deporte es una herramienta de primera magnitud para la implicación social».

Todos recaudan

Los bigotes recaudaron fondos para destinarlos a la investigación. Pero Movember no es una lucha exclusiva del sexo masculino. Las mujeres y los niños también fueron fundamentales en una contienda contra la enfermedad que concernió a toda la sociedad. «Si eres mujer, anima a los hombres de tu entorno a dejar crecer su mostacho, porta tu chapa, camiseta o pegatina y lúcela con orgullo, porque vosotras, que lleváis el bigote en el corazón, sois tan importantes para Movember como ellos», escribía el colectivo a través de un comunicado en el que instaba a la participación solidaria de la contienda ya finalizada.

Detrás de Butcher está José Luis Collazos, un carnicero autónomo que durante las mañanas trabaja en su empresa y que, desde el aterrizaje de Movember en Valladolid, organiza parte del calendario de actividades que se desarrollan en la ciudad. Desde hace cuatro años busca locales «mofriendly». Son comercios que colaboran con el movimiento mediante la venta de artículos promocionales y recaudando dinero. Este año hubo 92 huchas repartidas en establecimientos de toda la ciudad.

La recaudación obtenida se destinará a la investigación científica contra el cáncer

El colectivo también recaudó dinero en los dos vermús solidarios que se celebraron los días 16 y 17 de noviembre en el Museo de la Ciencia y en la sala LAVA. El calendario no se resume en tan solo eso: Butcher Brothers organizó conferencias explicativas y talleres destinados al público infantil. Según reconoce Collazos, el «objetivo principal del movimiento es concienciar y recaudar para invertir en sanidad y en educación».

Parte de la recaudación se realiza en actos como los vermús. Pero también a través de Internet, dónde las ciudades, los equipos y los miembros compiten entre sí para encabezar el 'ranking' de mayores donantes. Este año 130 usuarios vallisoletanos han donado un total de 7.656 dólares, cifra que puede aumentar debido a que el periodo de donativos está abierto hasta el seis de diciembre.

El deporte da un paso al frente en la lucha por visibilizar la salud masculina
Roberto Pérez, del Recoletas Valladolid se deja bigote / R. V. J.

El día 7 se desarrolló un acto –más bien simbólico– que pasó desapercibido: el Ayuntamiento de Valladolid respalda por primera vez el movimiento Movember y recibe a representantes del Silvestorn El Salvador, Carramimbre Ciudad de Valladolid y del VRAC Quesos Entrepinares. Allí los clubes anunciaron las actividades de recaudación que desarrollaran durante el mes de Noviembre y se manifiestan a favor de la visibilización de los problemas de salud masculinos.

Pero no son los únicos equipos activos en un movimiento que todos interpretan que está en auge. Porque aunque no acudieron al evento celebrado en el Ayuntamiento, el Real Valladolid y el Recoletas Valladolid participaron en actividades, recaudaron dinero y también, ¿por qué no– se dejaron bigote.

Roberto Pérez, extremo Izquierdo del Recoletas Valladolid Balonmano, opina que Movember es una «causa donde es muy fácil ser solidario porque un bigote es algo muy visual». Pérez explica como el deporte tiene cierta capacidad para influir en el público. «Cada uno recaudamos como podemos, en mi equipo les decimos a la gente que si llevan un bigote a un partido pueden tener una rebaja en la entrada», expone.

Parte de su actividad se mueve en Redes Sociales. Motivo del quinto Movember en la ciudad, Pérez creó una cuenta de Twitter en la que interacciona con los seguidores del equipo de Balonmano. De hecho, recabo fotos de hombres con bigote y de mujeres y niños con un dedo enfilando el surco subnasal (parte de la cara entre el labio superior y la nariz). «Ponerlo en primera persona es sencillo, ayudar es sencillo y a la gente le gusta ser solidaria, pero tiene que saber cómo», expresa el deportista.

 

Fotos

Vídeos