¿Y la gasolinera de la avenida de Salamanca de Valladolid?

Obras de la nueva gasolinera. /J. S.
Obras de la nueva gasolinera. / J. S.

El cambio de dueño y la apertura de una raqueta obligan a desmontar la estación de servicio para construir otra más retrasada

J. Sanz
J. SANZValladolid

«¿Y la gasolinera?», preguntaban sorprendidos decenas de conductores que a lo largo de la semana pasada entraron, casi por inercia, por la vía de servicio que conduce, o conducía, a la gasolinera de la avenida de Salamanca, situada a continuación del cruce con la calle Doctor Villacián (la entrada a Parquesol), a los pies de las tres torres de viviendas que están a punto de entregarse unos metros más atrás. La pregunta no era baladí si se tiene en cuenta que los operarios concluyeron el pasado viernes las labores de desmontaje (iniciadas a mediados de julio), hasta los cimientos, de la estación de servicio que hasta ahora estaba abanderada por Repsol. De ella ya no queda ni la visera, que fue retirada el miércoles anterior. ¿Y la gasolinera? Pues no está, en efecto. Pero volverá a estar.

Resulta que la estación de servicio ha cambiado este mismo año de propietarios y estos solicitaron ya en febrero una nueva licencia para llevar a cabo una remodelación completa de la gasolinera. «Parece ser que tienen que retrasar unos pocos metros los surtidores para abrir una raqueta en la vía de servicio y por eso la nueva gasolinera va a construirse un poco más retrasada en relación a la anterior», explican fuentes de la empresa encargada del desmontaje de la estación de servicio. La que se construirá será, incluso, más grande que la anterior y, al margen de los surtidores, contará «con un túnel de lavado, al parecer, de los más modernos de España y siete pistas de lavado a mano» detrás de la zona de repostaje. Esta última será, en cualquier caso, más segura y accesible que la anterior, en la que no se disponía de demasiado espacio por su cercanía a la vía de servicio y en la que los conductores tenían que atravesar los surtidores para llegar a servicios como el del aire o agua.

J. S.

«Los actuales propietarios solicitaron al Ayuntamiento en febrero la licencia de remodelación de la gasolinera para cambiar la situación de los surtidores y alejarlos de la vía de servicio», confirma el concejal de Movilidad y Espacio Urbano, Luis Vélez. Y la intervención obligaba a desmontar literalmente la estación de servicio para construirla nueva, unos metros más atrás, sacando «hasta los depósitos subterráneos».

El negocio, pese a su proximidad a las nuevas torres de viviendas, de hasta once alturas, que están aún en construcción justo detrás, cuenta con todas las licencias pertinentes «al ser anterior su existencia a la construcción de los bloques residenciales», confirman fuentes municipales.