el parque Villa de Prado de Íscar

Los autores arrancaron varios elementos de madera del parque iscariense. /Cruz Catalina
Los autores arrancaron varios elementos de madera del parque iscariense. / Cruz Catalina

El Ayuntamiento pide la colaboración ciudadana para encontrar a los responsables del segundo asalto que #sufre en cuatro meses

CRUZ CATALINAÍscar

No han transcurrido apenas cuatro meses -ya se habían reparado y repuesto los desperfectos- cuando el pasado jueves saltaban de nuevo las alarmas en el Ayuntamiento de Íscar. El parque de recreo Villa de Prado, situado junto al recinto ferial municipal, amanecía con numerosos desperfectos fruto de un nuevo ataque de los gamberros que parecen haber tomado la medida a este espacio público para sus fechorías.

El Ayuntamiento, que en su web ha difundido imágenes de los destrozos e informa que ha denunciado los hechos, apela a la colaboración ciudadana agradeciendo de antemano cualquier tipo de información que pueda ayudar a encontrar a los responsables de esta nueva acción, «realizada por parte de unas 'personas' que tienen una especial forma de divertirse, ignorantes de que la factura la pagamos todos».

El consistorio iscariense cuenta con una partida presupuestaria para el mantenimiento del parque Villa del Prado, si bien considera inevitable pensar cuánto tiempo durarán las mejoras que se vienen llevando a cabo. «La conducta incívica de algunos no nos permite disfrutar a otros de los espacios de ocio. No hay derecho».

Coste económico

Asimismo, los responsables municipales indican que el coste económico de las reparaciones de este tipo de actos vandálicos suponen un contratiempo para el desarrollo de otros trabajos programados en la localidad y retrasan la realización de actuaciones que demandan los ciudadanos. De igual manera explican cómo desde el equipo de gobierno y resto de grupos políticos que integran la Corporación son muchos los que piensan que lo mejor sería la instalación de cámaras de vídeo-vigilancia, «pero esa no es la solución, no se pueden poner cámaras en todas las instalaciones municipales sin que se afecte a la intimidad de los vecinos. Por eso no nos queda más remedio que apelar a la conciencia ciudadana», indican al tiempo que subrayan, no sin estupor, que la situación es bastante lamentable, «porque no son hechos casuales».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos