Valladolid recibe a La Cubana para destapar el teatro y 'paripé' de los funerales

Presentación del espectáculo 'Adiós, Arturo' en Valladolid. / Gabriel Villamil

La Plaza Mayor acoge la presentación de 'Adiós, Arturo', la obra que llenará el Teatro Calderón durante las fiestas de la Virgen de San Lorenzo

Víctor Vela
VÍCTOR VELAValladolid

La esquela dice que Arturo Cirera Mompoy nació en Valladolid en 1918. Que, hijo de un médico de familia catalán que ejerció durante años a orillas del Pisuerga, se convirtió en uno de los artistas más famosos del panorama internacional (escritor, pintor, escultor, dramaturgo, actor...). Tanta fue su fama que, ahora que ha fallecido (murió hace unos días en Barcelona, rodeado de su familia y su loro Ernesto), la ciudad le tributará un tremendo homenaje en el Teatro Calderón, desde este jueves y hasta el domingo 15 de septiembre. Once días de un funeral oficiado por la compañía de teatro La Cubana, que pone en escena 'Adiós, Arturo', la peculiar despedida a una de las grandes figuras históricas de Valladolid.

Esta es la premisa del montaje con el que La Cubana regresa (después de catorce años) a los escenarios de Valladolid y que este jueves por la mañana se ha presentado en la Plaza Mayor. Unos loros gigantes, palmeras, las letras con el nombre de la compañía y unos actores con vestidos y trajes de colores anunciaron, a pie de calle, las líneas generales de un espectáculo en el que «el secreto y la sorpresa vuelven a ser los protagonistas». «Los que conocéis a La Cubana ya sabéis de qué va, de lo mismo de siempre: nuestro teatro divertido y casual en el que el público es protagonista y guionista».

La Cubana ha puesto el ojo en la parafernalia que se genera alrededor de un funeral, porque, aseguran, también ahí hay mucho de teatro y representación. «Nuestra musa inspirativa siempre es la misma: el teatro que hacemos en nuestra vida cotidiana y que pasa inadvertido como teatro: ese teatro que hay en la calle, en los mercados, en nuestros trabajos, en la familia, con nuestras amistades... y en donde desplegamos nuestras dotes interpretativas asistiendo a paripés, como fiestas, bodas, bautizos, comuniones y entierros».

En esta ocasión, un funeral. El Teatro Calderón y su patio de butacas se convierten en una capilla ardiente para honrar a Arturo Cirera. Nacido en la calle Platerías, estudió durante su juventud en el San José e hizo sus pinitos teatrales en la ciudad, hasta que destinaron a su padre a Valencia. «Arturo, que siempre ha tenido en el corazón a Valladolid, quiso que su despedida tuviera lugar en su ciudad», explica Jordi Milán, director de la compañía, quien recuerda que, como Arturo era vallisoletano, el montaje se adapta a la perfección a la ciudad, con referencias continuas a la vida cotidiana de Valladolid... y con toques de actualidad.

Cuando Arturo cumplió 70 años, dejó escritas sus últimas voluntades para recordar que no quería un funeral lleno de lutos, llanos y condolencias. Se sentía incómodo en este tipo de «paripé social». Por eso, prefería una fiesta con la gente con la que había compartido algún momento de su vida. Así, por la capilla ardiente del Calderón pasarán los familiares del fallecido, pero también los invitados de un hombre famoso que quiso convertir en fiesta su despedida. «Ninguna funeraria local se atrevió a organizar este funeral, así que lo hemos tenido que hacer desde La Cubana», aseguran.

Valladolid se reúne así para decir 'Adiós, Arturo' en un espectáculo que ha superado ya los 200.000 espectadores en su gira por España (más de 300 funciones en 27 ciudades). Conviene, recomienda la compañía, no llegar tarde a las funciones. Y dejarse llevar para cualquier suceso inesperado que ocurra, porque también aquí, como en otros espectáculos de La Cubana, es importante la participación del público.

Pases de la obra en septiembre

Jueves 5 y 12
20:30 horas
Viernes 6 y 13 y sábado 18
18:00 y 22:00 horas
Miércoles 11
20:30 horas
Domingo 8 y 15
18:30 horas

'Adiós, Arturo', asegura Jordi Millán, «es un canto a la vida, una invitación a vivirla intensamente, dejando de lado todas esas convenciones sociales y las tonterías que nos dificultan poder hacerlo».

El espectáculo, escrito y dirigido por Millán, está interpretado por Jaume Baucis, Xavi Tena, Toni Torres, nuria Benet, Àlex Gonàlez, Babeth Ripoll, Montse Amat, Toni Sans, Edu Ferrés y Virginia Melgar, quienes se ponen en la piel de casi ochenta personajes durante las dos horas de función.

La obra, con precios de las entradas desde 20 euros a 35 euros, ofrece este jueves (20:30 horas) su primer pase en el Calderón.