Tauromaquia y vino, maridaje perfecto

El ganadero Julio Pérez-Tabernero; los bodegueros Luis y Belén Sanz (enóloga), el matador de toros Joselillo y la periodista de El Norte Lorena Sancho. / Rodrigo Jiménez

El ganadero Julio Pérez-Tabernero y el torero Joselillo analizaron con los bodegueros Luis y Belén Sanz, de Dehesa de los Canónigos, el estado actual de la tauromaquia y las similitudes entre ambos sectores

Jota De la Fuente
JOTA DE LA FUENTEArroyo de la Encomienda

Aficionados, bodegueros, un ganadero y un matador de toros vallisoletano. Los ingredientes eran perfectos para degustar a mediodía de ayer en el patio del hotel Meliá Recoletos la tertulia Vinos y Toros, maridando pasión, afición y el paladar de un crianza de 2015 Dehesa de los Canónigos. Buena temperatura a la sombra para debatir pausadamente sobre la tauromaquia con la periodista de El Norte Lorena Sancho como moderadora.

Allí estaban Luis y Belén Sanz, de Dehesa de los Canónigos, el ganadero salmantino Julio Pérez-Tabernero (Pilar Población) y José Miguel Pérez 'Joselillo', quien tampoco realizará este año el paseíllo en el coso del Paseo de Zorrilla.

Belén Sanz presentó el excelente crianza 2015 nacido «de una cosecha muy buena» recordando la escasez de agua en aquel verano, que dio uvas pequeñas con menor rendimiento del habitual. La enóloga de Dehesa de los Canónigos maridó el mundo del vino con el de los toros, buscando similitudes entre el trabajo del enólogo y la faena de un matador. «Un buen toro, igual que una buena uva, puede ser malogrado por un enólogo o un torero», reflexionó, «hay que esforzarse para sacar todas las virtudes del fruto y del animal y salir por la puerta grande».

Julio Pérez_Tabernero señaló que «vino y toros son puntales de la marca España». Explicó que su ganadería procede del encaste Santa Coloma y se encuentra en la cuarta generación familiar de ganaderos, y explicó que «con el modelo actual de lidia los denominados encastes minoritarios tenemos algún problema de trapío y pitones. Nuestros animales son de faenas cortas».

El matador local Joselillo realizó un repaso de la temporada en el plano personal e indicó que con Valladolid tiene una relación «de amor-odio». «Tras salir a hombros con la de Victorino, no he vuelto a torear aquí. Es injusto. No he obtenido la recompensa y estoy triste y dolido a la vez por no estar en mi feria», lamentó.

Luis Sanz, gran aficionado y bodeguero de prestigio, incidió en la idea de que en los toros, como en el mundo de los vinos, «hay que esperar, tener paciencia, mimar el majuelo y al semental y a la vaca, tener suerte con el tiempo, aportar mucho cariño y tener vocación».

La tertulia invitó al público a realizar alguna pregunta, con tiempo para hablar de marketing y toros, del proyecto Toro Sostenible, de la situación de la fiesta, y de la necesidad de fomentar la tauromaquia. Remataron la faena analizando el cartel de la corrida de la tarde, con Morante, Manzanares y Emilio de Justo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos