300 euros y unas disculpas por la foto de moda en la azotea

300 euros y unas disculpas por la foto de moda en la azotea

Dos adolescentes piden perdón a los vecinos de un bloque de Poniente que les denunciaron tras hurtar las llaves y colarse en la terraza para un 'rooftop'

Lorena Sancho Yuste
LORENA SANCHO YUSTE

Es la última moda. Subir a edificios conmemorativos de una ciudad y tomar fotografías con fines promocionales. En esas andaban dos adolescentes, en el denominado 'rooftop' –el último grito en tendencias urbanas– cuando a finales de octubre accedieron a un edificio de la Plaza de Poniente para obtener la mejor panorámica de la ciudad. Solo que entonces, en lugar de pedir permiso, optaron por abrir la caja de emergencias y coger las llaves para acceder, sin autorización, a la azotea que ofrece las envidiables vistas de Valladolid. Allí estaban cuando fueron pillados 'in fraganti' por Juan Valiente, el conserje, que reside en esa misma terraza. Y no solo una, sino dos veces. La primera vez, los jóvenes, al ser sorprendido, huyeron por la escalera de emergencia. Pocos días después, repitieron. Y esta vez el conserje aprovechó que no le habían visto para dejarles encerrados en la azotea hasta que llegó la Policía Local. Los agentes les identificaron y les llevaron a sus domicilios.

A la comunidad de propietarios, que interpuso denuncia, la última moda en fotografía urbana le costó unos 300 euros por el cambio de cerraduras, arreglo de cajetines de emergencia y duplicado de llaves para los vecinos. Y un disgusto, «porque aunque no fue a más, son cosas que no son agradables para nadie», se lamentan.

La sorpresa para este céntrico bloque de once pisos y curiosidad de lo ocurrido llegó el pasado viernes, cuando los dos menores, de unos 17 años, colocaron en la Conserjería una disculpa pública. Aquí narraban todo lo acontecido, mostraban su arrepentimiento y, lo más apreciado para este bloque de vecinos, pedían disculpas por lo ocurrido y los daños ocasionados. «Tras hablar con nuestros padres y recapacitar sobre lo que hemos hecho, hemos llegado a la conclusión de que hemos actuado de forma incorrecta y en consecuencia pagaremos de nuestros ahorros todos los daños que hayamos provocado», admitían en la misiva. Acto seguido, mostraban su arrepentimiento y aseguraban, de forma pública, que a pesar de que en ningún momento han querido «molestar a nadie» y que lo realizado fue «con fines fotográficos», dejan claro que «no debimos actuar como actuamos y por ello queremos pedir disculpas a toda la comunidad por todas las molestias que les hayamos podido ocasionar», señalan los menores, que en al menos una de las ocasiones estaban acompañados por otras dos personas «de las que no se ha vuelto a saber nada más», señalan en este edificio.

El Juzgado de Menores se ha puesto ya en contacto con esta comunidad de propietarios para recabar datos y citarles para una próxima vista por el «hurto» de las llaves de emergencia y el acceso sin permiso a una propiedad privada. La intención, según señalan, es poder alcanzar un acuerdo con los menores para que se hagan cargo de los gastos ocasionados tras el cambio de cerradura con la intención de zanjar el asunto y que no vaya a más. «La lección la han aprendido pidiendo disculpas de forma pública», admiten.

 

Fotos

Vídeos