Dos detenidos tras un tiroteo en el barrio vallisoletano de Las Viudas

Policía Local y Nacional, esta mañana en Las Viudas. /Henar Sastre
Policía Local y Nacional, esta mañana en Las Viudas. / Henar Sastre

El clan de 'Los Píos', que inició la pelea entre familias, rechaza irse pero «promete» hacerlo si sus miembros protagonizan otro incidente

Eva Esteban
EVA ESTEBANValladolid

Se presumía tranquilo el año en el barrio vallisoletano de Las Viudas, situado al final de Delicias y en el que residen más de tres mil personas. A finales del mes de julio, 25 clanes de la barriada, que representan a más de un tercio de los vecinos del grupo Aramburu, firmaron un escrito en el que se comprometían a «poner fin a los altercados, pacificar la situación e impulsar la educación y la cultura». El objetivo, según anunciaron, no era otro que convertir la zona en un lugar «habitable y desterrar nuestra mala fama para siempre». Todo hacía entrever que no habría más encontronazos. Tampoco discusiones ni subidas de tono.

Las familias sellaron su compromiso por escrito. La predisposición estaba ahí, pero este sábado, apenas diez días después de aquellas buenas intenciones, un tiroteo sin heridos volvió a situar a la barriada en el punto de mira. Una discusión familiar entre miembros de 'Los Píos' desembocó en una multitudinaria pelea entre clanes en la que se vieron implicadas más de 20 personas. Ese desencuentro, además, se saldó con dos hermanos detenidos, un hombre y una mujer de mediana edad, «unos 30 años», y sin heridos, según apuntan fuentes policiales.

La disputa se desató, por razones que no han trascendido, en el interior de un inmueble ubicado en la calle Tajo, donde habitualmente residen. El incidente ocurrió sobre la una y cuarto del mediodía, pero, tal y como confirman testigos de los hechos, las primeras «voces» se escucharon varias horas antes, sobre las cinco de la madrugada. Sin embargo, no fue hasta esa hora cuando el varón que posteriormente sería detenido, en medio del altercado, salió del domicilio familiar y comenzó a disparar hacia el final de la calle, donde se encontraba una veintena de personas de otro clan, entre ellas varios niños.

Vecinos de la zona que presenciaron lo ocurrido contabilizaron «al menos diez disparos» y afirmaron que «no ha dado a nadie de milagro». No obstante, la rápida intervención policial evitó que ambas familias se enzarzaran y llegaran a las manos. Además de los dos arrestados, los agentes interceptaron una pistola y una escopeta de cañón recortado.

Amplio despliegue policial

El laberinto de calles de Las Viudas estuvo blindado hasta bien entrada la noche para apaciguar los ánimos y prevenir nuevos altercados. La tensión era absoluta. Conscientes de ello, la Policía Nacional –responsable del caso– y la Local desplegaron un amplio dispositivo de seguridad en el que participaron más de 20 agentes, cinco patrullas del Cuerpo Nacional, otras cinco municipales y dos motocicletas.

Los agentes interceptaron una pistola y una escopeta de cañón recortado

También estuvieron presentes en la reunión que mantuvieron todos los clanes del barrio para «negociar» y acercar posturas. Se celebró en plena calle, frente a las oficinas de la Asociación de Promoción Gitana de la capital, y se prolongó durante más de dos horas y media. En ella participaron centenares de personas y varios clanes, «cansados» de este tipo de desavenencias, pidieron a 'Los Píos' que se marcharan «voluntariamente» de la zona, algo que rechazaron, pues contaban además con el respaldo de otros clanes con los que mantienen un parentesco. Sin embargo, según cuentan vecinos presentes en el pacto, ellos mismos «prometieron» irse de Las Viudas si alguno de sus miembros protagonizaba otro incidente.