Concentración en Las Moreras para despedir al perro Cooper

Los perros también han pedido justicia por Cooper. /Rodrigo Jiménez
Los perros también han pedido justicia por Cooper. / Rodrigo Jiménez

La reunión buscaba pedir un endurecimiento de las leyes contra el maltrato animal

ADOLFO PÉREZ VEGAValladolid

Pancartas pidiendo justicia y carteles con el lema «#TodosSomosCooper» han sido la sílaba tónica de la concentración perrunaesta mañana, sábado 9 de septiembre, a las 12:00, en el parque canino de Las Moreras. El objetivo: pedir penas más altas contra el maltrato animal y dar el último adiós a Cooper; el perrito asesinado en Junio que estuvo pudriendose en la cocina de su dueño, el asesino, hasta finales de agosto, cuando fue encontrado.

Un nutrido grupo de gente estaba reunido en el lugar, en el que contrastaba la tristeza de las personas con la alegría de sus canes, ignorantes de la realidad. «No puede quedar impune, no puede quedar sin castigo», afirmaba rotundamente Tatiana Díez, presidenta de la protectora animal Defaniva y organizadora de la reunión, en referencia al crimen cometido con Cooper.

La convocatoria, que principalmente se realizó a traves de las redes sociales y con la colaboración de otras protectoras de animales, que instaron a sus asociados a asistir, tenía como principal objetivo pedir un endurecimiento de las leyes contra el maltrato animal. «Hay que castigar los hechos endureciendo las leyes; que quedan escasas, en penas administrativas. Debería haber pena de carcel», declaraba Tatiana.

«Hay que castigar los hechos endureciendo las leyes. Debería haber pena de cárcel» Tatiana Díez, presidenta de Defaniva

«En Estados Unidos está demostrado que detrás de una persona, especialmente niños, que comete un delito animal, hay alguien que comete un delito contra una persona», apuntaba la presidenta de Defaniva, haciendo referencia a estudios sobre el tema que suman argumentos contra la propuesta.

«Debería haber un endurecimiento de las leyes para evitar estas cosas», comentaba Ana Zurdo, que asistió a la concentración con sus tres perros, uno de acogida, y es colaboradora de la asociación animalista Alma Animal. «Sino le quieres, no le adoptes. Es una pena, sobre todo para la niña», decía indignado Alfredo Almendáriz, ciudadano que asistió junto con su Pastror Ingles y que hacía referencia a la hija del asesino de Cooper, que tuvo que sufrir meses viendo del cadáver del cachorro.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos