Batucada, toros y verbena para la penúltima jornada de fiestas en Alcazarén

Los miembros de la peña Los Paisanos preparan la merienda. /Cruz Catalina
Los miembros de la peña Los Paisanos preparan la merienda. / Cruz Catalina

La peña Los Paisanos, que celebra su vigésimo aniversario, organizó una merienda solidaria contra el cáncer

Cruz Catalina
CRUZ CATALINAAlcazarén

Alcazarén continuaba este inestable sábado sus fiestas patronales en honor al Apóstol Santiago con un animado pasacalles de gigantes y cabezudos, acompañados de la charanga de dulzaineros El Tirotateiro, en el entorno de la antigua iglesia de San Pedro. Fueron sus ritmos y melodías los que calentaron el ambiente festivo para el posterior encierro infantil de carretones, en un área delimitada en el que no faltaron la puerta de toriles, los burladeros para autoridades, apoderados, Reina y Damas de Honor y la imagen del santo patrón, ante el que se hicieron los tradicionales canticos.

Tras el almuerzo y la sobremesa, animado por la batucada ConClave Percusión, tuvo lugar por tercer año el recorrido de peñas para determinar, entre las inscritas, la ganadora del concurso de peñas decoradas cuyos premios que se hicieron entrega posteriormente en la Plaza Mayor.

Precisamente la Plaza Mayor fue el lugar escogido por la veintena de integrantes de la peña Los Paisanos, quienes apenas superan los 30 años y este año celebran el vigésimo aniversario de su fundación, para organizar una multitudinaria merienda popular solidaria a favor de la lucha contra el cáncer en la que colaboraron varias empresas de la comarca.

Tras un nuevo recorrido con la charanga pedrajera La Gaveta, poco antes de la medianoche los toros bravos, pero en este caso de verdad, protagonizaban el segundo encierro urbano por el recorrido que va desde la plaza de toros hasta el entorno de la iglesia de San Pedro y la posterior probadilla.

Finalizado el festejo taurino, la diversión se trasladó a la plaza Mayor donde la Macro-Disco Shambala era la encargada prevista para animar y mantener despierto al personal hasta altas horas de la madrugada.

Las fiestas concluyen este domingo con un madrugador recorrido de peñas con la charanga, y una suelta matinal de bueyes por el campo para ser conducidos por los caballistas hasta el pueblo por el camino de La Muerta, con degustación de aguardiente y pastas a mitad a la altura del complejo polideportivo, con la que se pretende recrear como era la antigua trashumancia de bóvidos.

Completarán la jornada dominical la instalación de un parque atracciones hinchables acuáticas para niños y adultos, un encierro de carretones toros de la ganadería Moritos de Alcazarén, un concierto de la banda de música de La Cisterniga, y poniendo broche a las fiestas la tradicional chocolatada.