Comienza el derribo del colegio San Juan de la Cruz

Parte del colegio ya ha sido derribado. /
Parte del colegio ya ha sido derribado.

Las máquinas han empezado la demolición a las siete de la mañana, minutos antes de que comenzara la protesta vecinal

EL NORTEValladolid

Las máquinas han empezado ya a derribar el colegio San Juan de la Cruz, en La Rondilla, con el objetivo de despejar el terreno para construir una delegación de la Seguridad Social. Ni la presión vecinal ni las peticiones de Manuel Saravia, teniente de alcalde, han hecho cambiar la posición de Tomás Burgos, secretario de Estado de la Seguridad Social, quien ya ha señalado repetidas veces que legalmente era imposible parar el derribo por cuanto no existía base para revocar una decisión cuyo expediente ya estaba cerrado al no haberse producido ningún cambio desde que se aprobó la demolición.

Fotos

Los trabajos han comenzado sobre las 7:00 horas, minutos antes de la cita cotidiana de los vecinos, que desde principios de semana se reunían a las 7:45 horas para concentrarse a las puertas del abandonado centro escolar con la intención de paralizar el inicio de unas obras de derribo que se contrataron el pasado 27 de julio y que cuentan con un plazo de 60 días hábiles para su conclusión.

La oposición de los vecinos a la actuación ha sido frontal desde el primer momento, ya que en su opinión debería utilizarse la instalación como centro dotacional de servicios sociales y culturales para el barrio.

La presidenta de la asociación vecinal, Carmen Quintero, lamentó ayer la política de "hechos consumados del Gobierno, sin escuchar a los vecinos ni las propuestas del Ayuntamiento".

El concejal de Urbanismo, Manuel Saravia, se ha acercado este jueves por la mañana, sobre las 8:40 horas, hasta La Rondilla para convocar a los vecinos a una reunión, esta tarde, en la que se analizará la situación y se propondrán "posible alternativas con respecto a la parcela". Saravia reconoce que es imposible paralizar el derribo, pero entiende que existen herramientas urbanísticas, vinculadas al PGOU, que pueden matizar la intervención que la Seguridad Social tiene prevista en la parcela, una vez concluido el derribo.

La Tesorería de la Seguridad Social ha anunciado que en estos terrenos de la calle Cardenal Torquemada se situará el tercer gran edificio que el organismo tiene en la ciudad (además de los de las calles Sajambre y Boston). Esta tercera sede prestará servicio a 140.000 vecinos del norte de la ciudad y de municipios del entorno. Burgos ha explicado que el inmueble servirá para acoger las unidades de valoración de incapacidad, de emisión de tarjetas sanitarias, de altas y bajas en el sistema, de asistencia a empresarios y trabajadores, de gestión de peticiones para todo tipo de pensionistas. La Seguridad Social atiende hasta 46 tipos de prestaciones y todas se harán en este edificio. "No es una instalación administrativa, no es un edificio solo para funcionarios", ha precisado el diputado vallisoletano.

Varias dotaciones (una docena de agentes de la Policía Nacional) custodiaban esta mañana las inmediaciones del colegio para evitar que los vecinos y curiosos se acercaran a las obras. Las palas han comenzado ya a derruir la parte norte del antiguo colegio y los operarios colocan telas verdes y azules sobre las vallas para dificultar la visión de los trabajos.