Las últimas obras de la Puerta de San Andrés garantizan la conservación del monumento

La Concejalía de Patrimonio recibe los trabajos realizados durante cuatro meses en el conjunto

M. A. LÓPEZSEGOVIA.
Huecos de la portada de la Puerta de San Andrés con las mallas antipalomas. ::
                             JAVIER SEGOVIA/
Huecos de la portada de la Puerta de San Andrés con las mallas antipalomas. :: JAVIER SEGOVIA

Hay fotografías del siglo XIX, hacia 1870, en las que el cubo poligonal de la Puerta de San Andrés está desmochado, le falta toda la parte superior en el lado izquierdo. Estuvo así muchos años, hasta que fue reconstruida decenios después para devolverla el aspecto que pudo tener a finales del siglo XV, en tiempos de los Reyes Católicos. Esta puerta es uno de los baluartes del muro defensivo de la ciudad construido en la Edad Media, es la más monumental de las que se conservan por su configuración y por los elementos mudéjares de su portada, aunque los historiadores no precisan en qué momento histórico se levantó y solo mencionan que hay documentos del siglo XII en los que se habla de ella. La Puerta de San Andrés fue declarada Monumento Histórico Artístico en 1931 y, en la actualidad, alberga el Espacio Informativo de la Muralla; las últimas obras realizadas garantizan su conservación durante unos cuantos años.

Conocida también como Arco del Socorro por la imagen de la virgen del Socorro que están en el camarín interior, necesitaba esta intervención que terminó ayer con la recepción de las obras por la concejala de Patrimonio Histórico, Claudia de Santos. Los trabajos para rehabilitar las bóvedas y fachadas y el adarve de la Puerta de San Andrés han durado cuatro meses , aunque las actuaciones comprenden tres proyectos, el del arco, el de la muralla y el del solar contiguo, en el que será construido un pequeño edificio que dará continuidad al conjunto. Los proyectos están financiados por el Espacio Económico Europeo (EEA) con un presupuesto global de 479.676 euros.

Humedades y palomas

Ahora, las tareas han consistido en eliminar los restos orgánicos e inorgánicos adheridos al monumento (musgos, líquenes y zarzas); la limpieza, de forma manual, de los desagües y mechinales; el sellado y cosido de las grietas, y la restitución del revoco interior del arco. También ha sido reparado y repuesto el pavimento del adarve, en el que se ha sustituido la capa de impermeabilización para solucionar los problemas de humedades, y se ha instalado iluminación al nivel del suelo. Para evitar que aniden las palomas y otras aves, se ha sustituido la red existente, y el mallado se ha colocado también en los huecos de la portada y en las saeteras del cubo.

En esta actuación se han reintegrando los paños de la muralla que se habían perdido, así como los petos que estaban en mal estado y los merlones del adarve, que presentaban grandes pérdidas volumétricas y de los que solo queda uno igual que los originales.

En la muralla

Terminada esta actuación, continúan los trabajos de los otros dos proyectos en las parcelas situadas junto a la Puerta de San Andrés. En la reconstrucción de la muralla en el tramo inicial de la bajada a la Hontanilla están siendo utilizadas las técnica y los materiales empleados en la Edad Media para construir el muro defensivo, dejando a la vista y bien diferenciados los restos originales. En esa misma zona se están replanteando distintos niveles, a base de plataformas, que comunicarán la parcela con el paseo que baja al valle del Clamores.

En la plaza del Socorro, intramuros, está prevista la construcción en la parcela de propiedad municipal de una pequeña edificación al estilo tradicional segoviano con esgrafiado en la fachada y, junto a ella, una cubierta con cimentación mediante micropilotes de forma que no interfiera en los restos descubiertos durante la excavación del solar, las trazas de la muralla de tiempos de los Reyes Católicos y los cimientos de otra puerta de grandes dimensiones que daría salida a la Judería hacia el valle del Clamores.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos