Hilary Summers Contralto: «La música contemporánea exige un trabajo más cerebral»

La voz habitual de las bandas sonoras de Nyman encarnará a Junon y la Hechicera

V. M. N.VALLADOLID.

La voz honda de 'If', uno de los temas de la banda sonora del 'Diario de Ana Frank', o de la oscarizada 'El Señor de los Anillos' será mañana la hechicera que determine la fatalidad de la enamorada Dido. Hilary Summers vive a caballo entre el barroco, que tantos papeles ofrece a su tesitura, y la contemporaneidad de Boulez o de Michael Nyman. Trabajo y amistad unen a esta galesa con uno de los compositores más presentes en el cine de las últimas dos décadas. Minimalista en su creación más personal, ha puesto fondo musical a buena parte de las películas de Peter Greenaway, arrastrando a Summers para quien compuso la ópera 'Facing Goya', interpretada en Mérida. «Hay muchas similitudes técnicas entre el canto contemporáneo y el barroco, ambos exigen un control extremo de la voz. En términos técnicos, son casi iguales. Pero en términos de significado, la música contemporánea me resulta más difícil, menos lírica. Me obliga a un trabajo cerebral mayor», explica Summers. Reconoce que su labor en el cine es más «concentrada, hay que ser muy preciso y rápido pues en tres horas debes grabarlo. Me gusta, pero realmente cantas para que te oigan, para llegar a un público que tienes en frente, la emoción del directo es más intensa».

Observa con pena el «uso y abuso de caras nuevas en una industria musical que se vuelca en el producto no en el arte» y prefiere no estar bajo el foco estelar. Estrenar las obras de su amigo el joven compositor Joby Talbot es uno de sus placeres.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos