El futuro de la fotografía es de los smartphones: Samsung y Xiaomi tendrán 108 megapíxeles

National Geographic usa el One Plus 7 Pro para un suplemento especial en América del Norte./
National Geographic usa el One Plus 7 Pro para un suplemento especial en América del Norte.

ISAAC ASENJOMadrid

El pasado mes de junio tres fotógrafos del National Geographic cambiaron su cámara habitual por el móvil. Lo hicieron con el último buque insignia de One Plus para capturar varios rincones de América del Norte en un suplemento especial. Andy Barton, Carlton Ward Jr. y Krystle Wright fueron los encargados de capturar el encanto de Norteamérica a través de la triple cámara (48 MP + 16 MP + 8 MP) del terminal. El resultado de su trabajo es un impresionante reportaje que muestra la belleza de los manglares de Florida, los cañones de Utah y la costa verde de California.

¿Ha superado el smartphone a la cámara convencional? Los fabricantes cada vez ponen más énfasis en dotar a los teléfonos de cámaras más sofisticadas, algunas de ellas referentes en el mercado gracias a la inteligencia artificial, píxeles, sensores y la mejora del software. Y esta tecnología no solo es usada por fotógrafos aficionados deseosos de subir sus imágenes a las redes sociales, sino que también la aprovechan los profesionales para su trabajo diario. La nueva generación de teléfonos ofrecerá imágenes de 108 megapíxeles de resolución tal y como anunciaron hace unos días Samsung y Xiaomi. La surcoreana ha presentado su nuevo sensor de imagen ISOCELL Bright HMX para smartphones, que ha desarrollado en colaboración con la compañía china.

Según explican en un comunicado, se trata del primer sensor de imagen móvil en la industria que supera los 100 millones de píxeles. En concreto, el sensor aumenta la resolución máxima a la que llegaba un sensor de imagen de un smartphone hasta ahora, pasando de 64 a 108 MP, lo que permitirá ofrecer una resolución equivalente a la de una cámara réflex digital de alta gama.

Mejoras también para vídeo. El nuevo sensor de Samsung permite tomas hasta a 6K (6.016 x 3.384 píxeles) y 30 fotogramas por segundo (fps) sin experimentar pérdida del ángulo de visión, buscando superar ese máximo de 4K de las cámaras actuales.

Aunque los megapíxeles no lo son todo. Google por ejemplo ha logrado que las cámaras de sus Pixel sean referentes en el mercado gracias a la gestión del software, a través de IA y con un sólo sensor (de megapixeles de 12.2 y f/18 en la cámara trasera), capaz de conseguir resultados espectaculares.

Según un el estudio sobre 'Viajes y Fotografía', elaborado por empresa española de viajes sorpresa Waynabox, los smartphones son los preferidos para captar las imágenes de viajes, aunque un 36% asegura utilizar la cámara de fotos en sus destinos. La facilidad para compartir en las redes sociales -especialmente en Instagram- y las aplicaciones de retoque con diferentes filtros han ayudado a desbancar a las cámaras convencionales del sector de la fotografía. ¿Pueden por fin las cámaras de teléfonos lograr que nos olvidemos de las réflex? La rivalidad dependerá del nivel de profesionalidad del usuario así como en sus necesidades a la hora de tomar una imagen u otra, aunque lo cierto es que la mayoría del común de los mortales utiliza el móvil como su cámara principal.

Las grandes marcan además reconocen pérdidas. Canon ya no vende como antes y ha perdido un 10,9% con respecto al año pasado. El precio respecto a los teléfonos es un factor a tener en cuenta, aunque estos últimos se mueven ya desde hace tiempo por encima de los 1.000 euros en los tope de gama. Con motivo del Día Mundial de la Fotografía, la plataforma de compra-venta Milanuncios ha dado a conocer los datos del mercado de segunda mano de artículos de fotografía en España en el último año, que han movido más de 20 millones de euros desde agosto de 2018 a julio de 2019.

En cuanto a las categorías más populares, en primer lugar se sitúan las réflex digitales (con un valor de más de 9 millones de euros, un 45,66% del total del mercado), seguidas de los objetivos y lentes (más de 4,5 millones de euros, un 22,76%) y de otros accesorios (más de 2,8 millones de euros, un 14,23%). Otros artículos que se anuncian en la plataforma son las cámaras compactas digitales (con un valor de más 1,6 millones de euros, un 8,20%), analógicas réflex y compactas (más de 1,1 millones de euros, un 5,86%), flashes (391 mil euros, un 1,95%) o bolsas y mochilas (69 mil euros, un 0,35%).

«A lo largo de los últimos años el avance de la tecnología ha dado un enorme impulso al mundo de la fotografía, ya que no sólo las cámaras han evolucionado en cuanto a funcionalidades y calidad de imagen, sino que también han surgido otros dispositivos como el smartphone, la cámara de acción o los drones, que nos permiten tomar instantáneas en cualquier momento y en cualquier lugar», señala Pedro González, desarrollador de negocio de Kingston en España. «A pesar de que cada uno de estos dispositivos nos permite tomar imágenes, no todos tienen las mismas características y, por tanto, necesitan complementos adecuados a sus especificaciones técnicas para sacar el máximo provecho», añade González.

Los datos demuestran que las fotografías han evolucionado a lo largo de los años con la llegada de las nuevas tecnologías y el uso de las redes sociales. Los hábitos han cambiado, el número y tipo de fotografías que se hacen al viajar y la manera de compartirlas con amigos y familiares.

La red social preferida para subir las fotos de viajes es para 7 de cada 10 usuarios Instagram -epicentro del 'postureo' en la que la mayor parte del tiempo son vacaciones. Es la plataforma que más crece en España y un informe realizado por la Royal Society for Public Health y el Young Health Movement la calificó como una de las peores redes sociales para la salud mental de los jóvenes «por provocar sentimientos de ansiedad». Aunque esto podría cambiar ya que Instagram ha empezado a esconder los 'likes' de sus plataformas en algunos países, entre los que NO se encuentra España (Australia, Brasil, Canadá, Italia, Irlanda, Japón y Nueva Zelanda) con el objetivo de reducir la presión sobre sus usuarios así como cambiar el modelo de negocio construido por los 'influencer'. Quizá también con esto se logre reducir los peligros de conseguir la foto perfecta. Porque como decía Einstein, «dos cosas son infinitas: la estupidez humana y el universo». De lo segundo no estaba seguro el célebre físico alemán, que se tiraría de los pelos en esta época de 'selfies' y 'postureo' en la que la sensatez escasea. Porque algunos nunca entenderán cúanto vale la vida y continúan arriesgando sus días por un puñado de likes. Entre 2011 y 2017 murieron al menos 259 personas en diferentes lugares del mundo mientras intentaban sacarse una autofoto