Soria

La Junta de Castilla y León niega la excedencia en su puesto de profesor al alcalde de Almazán

Jesús Cedazo. /I. G. V.
Jesús Cedazo. / I. G. V.

La resolución acorde al Estatuto Básico del Empleado Público indica que las plazas de interino no tienen derecho a Servicios Especiales

ISABEL G. VILLARROEL

El actual alcalde de la localidad soriana de Almazán, Jesús Cedazo, tiene 46 años, es natural del municipio adnamantino, e ingeniero forestal con especialidad explotaciones forestales por la Universidad de Valladolid en el Campus en Palencia desde el año 1999. Lleva 20 años trabajando en diferentes puntos de la geografía española como ingeniero forestal y los últimos cinco lo hace como profesor interino de Gestión de los Aprovechamientos Forestales en el Centro Integrado de Formación Profesional de Capacitación Agraria de Almazán. Ha sido concejal durante ocho años en el ayuntamiento y diputado en la Diputación Provincial además de vicepresidente segundo pero sin ninguna liberación. Hace tres meses tomó posesión de su cargo como alcalde después de ganar con mayoría absoluta las elecciones. Ahora Jesús Cedazo podría verse obligado a dimitir.

La dirección general de Función Pública de la consejería de Presidencia de la Junta de Castilla y León le ha trasladado una resolución por la que no aprueba la excedencia en su trabajo por Servicios Especiales que Cedazo necesita para dedicarse a la política y poder gestionar las labores propias de la alcaldía de su municipio.  

Jesús Cedazo dice estar «asombrado, no me lo esperaba porque había hecho una consulta previa que me indicaba que no iba a tener problema pero es más, es que los tribunales ya han resulto en los tres o cuatro casos que existen en España como el mío a favor del trabajador. Aquí la cuestión es que la Junta ha interpretado muy rígidamente el Estatuto Básico del Empleado Público así que ahora lo que me queda es agotar la vía administrativa, presentaremos un recurso. Y si no se puede resolver por la vía administrativa, pues irá a los tribunales».

Sería uno de los pocos casos en la historia de la democracia en los que se ha planteado este escenario, estaríamos ante el tercero similar en el país para un cargo público, todas con sentencias favorables resueltas por el Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León y el Tribunal Superior de Justicia de Madrid amparándose en fallos previos del Tribunal Constitucional y hasta del Tribunal de Justicia de la Unión Europea al que tuvo que acudir una concejala asturiana en 2015 para que le reconocieran sus derechos. «. Lo que menos me apetece es dimitir y es lo que no contemplo, si es necesario lo lucharé en los tribunales».

Según la jurisprudencia, la sentencia le sería favorable porque una Directiva Europea aclara que el concepto de «condiciones de trabajo» incluye «el derecho de un trabajador que ha sido elegido para desempeñar un mandato parlamentario a un permiso especial». »-.

Al margen de acudir a los tribunales si el recurso administrativo no prospera, el alcalde podría compatibilizar ambas responsabilidades o verse forzado a dimitir para preservar su empleo. «Me niego a rendirme ante una resolución arbitraria, mientras que sí se me permite cobrar el 70 por ciento de mi salario como profesor y el 90 por ciento por ciento como alcalde, un sueldazo que no me otorga el tiempo que necesito para gestionar la alcaldía. Lo primero es el recurso de reposición y después luchar hasta el final».

Jesús Cedazo no cree que tenga que ver con el diferente color político entre las dos instituciones, el PSOE de su partido y el PP de la Junta, «pero cuando pongo encima de la mesa toda la situación ».