Vecinos de Maderuelo piden que se cubra la fosa séptica para evitar riesgos

Vista de una de las fosas sépticas de Maderuelo con las viguetas y las aguas residuales al descubierto. /El Norte
Vista de una de las fosas sépticas de Maderuelo con las viguetas y las aguas residuales al descubierto. / El Norte

El alcalde, Santiago Bayo, asegura que el proyecto está aprobado y los materiales acopiados en el lugar para comenzar las obras en cuanto sea posible

Miguel Ángel López
MIGUEL ÁNGEL LÓPEZSegovia

Las fosas sépticas que recogen las aguas residuales del pueblo de Maderuelo, situadas cada una de ellas a un lado de la población, tienen cuarenta y cuatro años y están deterioradas. Los vecinos del municipio se quejan por los posibles problemas sanitarios que puede causar el hecho de que una de las fosas esté a cielo abierto, sin cubrir, aparte del riesgo de haya un accidente grave si alguien cae en el interior. El alcalde, Santiago Bayo, asegura que el proyecto está redactado y aprobado, para empezar las obras «en cuanto empiece el buen tiempo».

Los vecinos que han expresado sus quejas dicen que «las fosas llevan así año, abiertas, con las aguas fecales al descubierto», y añaden que han denunciado la situación en las redes sociales sin que se haya solucionado. Alertan del riesgo que entraña el hecho de que esté encima la carretera, por un posible accidente, y alegan que «después de haber visto lo ocurrido con un niño de dos años en Málaga parece más que evidente que el peligro está en muchos puntos de nuestros municipios», por lo que esperan no tener que echarse las manos a la cabeza si ocurre algo fatídico. Santiago Bayo manifestó al respecto que los recintos de las dos fosas sépticas están vallados « y allí no puede pasar nadie», y en cuanto a cubrirlas explicó que «se estaba rehaciendo el techo, pero no pusieron las vigas lo suficientemente largas y se vino el techo abajo». Ahora, añadió, «en cuanto llegue el buen tiempo, tenemos que desmontar todo eso para poner el techo nuevo».

El techo era de ladrillo y tenía 44 años, por eso hay que sustituirlo, indicó el alcalde. Los nuevos materiales, viguetas y encofrados, están allí a pie de obra para comenzar los trabajos el mes próximo, si es posible, de acuerdo con el proyecto que redactó el ingeniero Santiago Peraita. Según dijo Bayo, estaba previsto hacerlo el invierno pasado, pero no fue posible por las condiciones climáticas. El alcalde, por otra parte, aseguró que al estar vallado el recinto el riesgo es pequeño, porque «por allí no pasa nadie», y por eso le parece que algunos vecinos puedan haber exagerado el peligro, condicionados por otros sucesos.

 

Fotos

Vídeos