Los vecinos de las antiguas casas de los maestros de Cuéllar viven bajo amenaza de ruina

Estado de la fachada del inmueble. /M. Rico
Estado de la fachada del inmueble. / M. Rico

El grupo socialista reclama la demolición del edificio ante «el riesgo de nuevos desprendimientos»

MÓNICA RICOCuéllar

El grupo socialista en el Ayuntamiento de Cuéllar ha puesto de nuevo el foco en el estado del edificio de titularidad municipal de las antiguas casas de los maestros, junto a la estación de autobuses. Los socialistas advierten de la existencia de numerosas deficiencias, por lo que apuestan por la demolición del inmueble. El pasado mes de marzo se produjo un importante derrumbe del tejado, lo que provocó importantes daños en el edificio. Ya entonces el grupo que lidera Carlos Fraile alertó del riesgo de nuevos desprendimientos hacia el interior del edificio o, en el peor de los casos, hacia la avenida Andrés Reguera.

Entonces se instaló una valla de seguridad en la zona del primer edificio, que se encontraba en muy mal estado de conservación. La valla aún permanece en el lugar. Desde marzo «no se ha producido ninguna intervención, excepto la adopción de medidas provisionales de seguridad», critica la oposición socialista, que afirma que este espacio se suma «a la larga lista de instalaciones de titularidad municipal en mal estado». Pone como ejemplo la propia Casa Consistorial, las viviendas de Niñas Huérfanas, las pistas de atletismo, la piscina o la escuela de música.

100.000 euros

Sobre la idea, «que al parecer tiene el alcalde [Jesús García] de rehabilitar la cubierta» y que costaría unos 100.000 euros, los socialistas consideran que esta solución «es un parche, y además tremendamente costoso», ya que el futuro, «más pronto que tarde», del inmueble será «su demolición», por lo que «gastar ahora esa cantidad sería un auténtico despilfarro de dinero público».

Bajo esta premisa, los socialistas abogan por la inmediata demolición de todo el edificio y la búsqueda de un nuevo alojamiento para los pocos inquilinos que aún permanecen en el inmueble, «que se encuentra en un estado tremendamente precario, sobre todo el bloque número tres». Si se derriba el edificio, el Ayuntamiento dispondría de un solar de unos 1.400 metros cuadrados, en el centro de la localidad, en el que, según proponen los concejales socialistas, se podría ubicar el futuro teatro-auditorio o las nuevas instalaciones de la Escuela Municipal de Música, cuyas instalaciones, después de 20 años de funcionamiento, «se han quedado obsoletas», afirma Fraile, por lo que las clases se imparten «en condiciones de accesibilidad, espacio y acústica muy precarias». No obstante, Fraile apunta otras posibilidades para ubicar el demandado auditorio, como la iglesia de San Francisco o la parcela situada en la Ronda de San Bartolomé, junto al parque de la Huerta del Duque. «No nos cerramos a un sitio en concreto», sino que la ubicación de la infraestructura cultural «creemos que debe salir del consenso y de la información que puedan aportar los técnicos», subraya.

El portavoz socialista reclama una decisión «urgente y consensuada»sobre el futuro inmediato del inmueble, ya que existe un informe de la oficina técnica municipal, al que el grupo ha tenido acceso, «en el que se habla incluso de la incoación del correspondiente procedimiento de declaración de ruina del inmueble» ya que la cubierta se habría hundido en un tramo de diez metros de longitud. Este derrumbe de la cubierta habría afectado a la zona central del inmueble, así como a las viviendas superiores y a la escalera de comunicación entre las dos plantas del edificio.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos