«Nuestro trabajo es proteger y servir, no solo poner multas»

Francisco José Martín, junto a un coche patrulla. Óscar Costa/
Francisco José Martín, junto a un coche patrulla. Óscar Costa

Francisco José Martín, oficial de la Policía Local de Segovia, se jubila tras 38 años y seis meses de servicio

Miguel Ángel López
MIGUEL ÁNGEL LÓPEZSegovia

Es el único oficial que se jubila, por el momento. Francisco José Martín (1959) entró en la Policía Municipal el 1 de agosto de 1980. «Fui derecho a dirigir el tráfico en el Acueducto, en la plaza del Azoguejo, el puesto que llamábamos 'la percha'. En verano, aplanaba el sol y a veces, a mí me pasó una vez, caías redondo perdiendo el conocimiento», evoca. El invierno no era mejor, de pie en medio del tráfico con frío, lluvia o nieve. Y el cruce «era complicado», con riesgo, aunque ni conductores ni vecinos lo percibieran: «Tenías la responsabilidad de que la circulación funcionara bien, y había que tener mucha concentración».

Después comenzó a trabajar como conductor, tras sacarse todos los carnés en 1986, y luego, con las rotaciones, a la sección de guardias de barrio. Más tarde tuvo la opción de promocionar y ascendió a oficial. Cuando recorre todos estos años con el recuerdo, Martín no duda, afirma que «la mayor satisfacción es que como policía puedes ayudar a mucha gente. Nuestro trabajo es proteger y servir a los ciudadanos, no solo poner multas».

Porque lo ha vivido él y porque lo ha visto en sus compañeros, el oficial asevera que «en la calle te piden que les informes, eres el guardia, el médico, el fontanero, el electricista… y luego les vas dirigiendo a donde les ayudarán en lo que necesiten». A partir de este febrero tendrá el tiempo que busca con la jubilación. «Tengo una nieta preciosa que cuidar; mi mujer trabaja a turnos y sus padres trabajan, así que voy a liberar a mi esposa. Pero es un trabajo agradable, no tiene nada que ver con el de agente», sonríe Martín, dispuesto también a viajar… «y a retomar los estudios de inglés que dejé».